Buscar
11:31h. lunes, 06 de diciembre de 2021

Gran Hermano: Morbo más que guionizado

"No es otra cosa que una invitación a que todos se pongan los cuernos con todos, a que salgan a
flote las mayores miserias humanas y todo ello a cambio de ganar unas decenas de miles de euros"

Un año más, y ya van quince, volvemos a presenciar ese bochornoso espectáculo catódico llamado Gran Hermano, una suerte de invento sociológico como lo denominó Mercedes Milá, pero que no es otra cosa que una invitación a que todos se pongan los cuernos con todos, a que salgan a flote las mayores miserias humanas y todo ello a cambio de ganar unas decenas de miles de euros, hacerse unos photo-call en los que desfilan cuatro pedorrillas y, con un poco de suerte, ser llamados a los platós más suculentos, sobre todo el del ‘Sálvame Deluxe’, especialmente si lleva de extra el ansiado polígrafo.

En esta ocasión, estamos viendo cómo las relaciones de pareja tienen menos solidez que un castillo de naipes. La historia es la siguiente, en la casa se enrollan una tal Paula y un tal Omar. Hasta aquí todo correcto, ya que suele ser la norma habitual, que en todas las ediciones salga una pareja.

Lo que ya deja ver que hay gato encerrado es que nada más prometerse estos dos tortolitos amor eterno, va el programa y mete a una nueva concursante, una tal Lucía que, fíjense ustedes, resulta que era la ex novia de Omar. Una de dos, o los del casting tienen mucha puntería o todo esto estaba más que preparado.

El caso es que fue entrar esta última señorita y tal Omar mandó a tomar por donde amargan los pepinos a Paula. Veremos a ver hasta cuándo.

Algunos, Mercedes Milá entre ellos, quieren seguir convenciéndome que esto es un experimento sociológico, que aquí se ve la vida misma, que esto es la realidad televisada, pero que durante 24 horas al día y varias semanas encerrados en la Casa de Guadalix no se puede estar fingiendo ni haciendo postureos de cara a la galería.

Sinceramente, yo no me lo trago. Aquí está todo guionizado y más que guionizado. Lo único que concedo es que los productores pueden tener preparados dos o tres finales alternativas en función de la consistencia de alguno de los concursantes, pero aquí, e invito a que alguien me demuestre lo contrario, cada uno ya sabe muy bien cuál es su papel y cómo lo debe desarrollar.