Buscar
08:50h. Viernes, 13 de diciembre de 2019

Lección sobre fondos para reptiles. (Por ‎José Luis Hernández‎)

En periodismo existe una figura con el nombre de fondos para reptiles, con la que se caracteriza a las subvenciones, más o menos ocultas, que los gobiernos, instituciones, políticos, conceden a la prensa para que ésta muestre una posición más favorable hacía sus políticas, acciones, errores,...

Hoy en la prensa canaria tenemos dos ejemplos de libro con los que cualquier lector/a podrá tener una oportunidad para hacer un aprendizaje significativo sobre los fondos para reptiles. La primera es este editorial del dueño del digital Canariasahora, para blanquear la figura de un político sin escrúpulos, acosado por la corrupción y que mantiene en La Gomera un régimen caciquil de miedo y delaciones. 

Carlos Sosa el dueño de ese digital, un medio donde el único Cabildo de Canarias que mete publicidad por un tubo es el de La Gomera, utiliza un frágil auto de una jueza interina en La Gomera para hacer tábula rasa de la situación procesal de Casimiro Curbelo, para blanquear su maltrecha imagen acosada por la corrupción y para convertirlo en un héroe.

Me he tomado la licencia de consultar con un jurista de prestigio y varios periodistas independientes y todos coinciden en que el auto de la jueza interina no hay por donde cogerlo y que será tumbado en una instancia superior.

Si eso sucede, no esperen otro comentario editorial de Carlos Sosa dando marcha atrás en su proceso de blanqueo de Curbelo.
Por cierto, por si alguien no lo sabía, la relación de Curbelo con las juezas y los jueces interinos de La Gomera se suele caracterizar porque una vez que cesan en sus funciones pasan a ser asalariadas/as al servicio suyo.

Eso ocurrió con la jueza interina a la que le tocó iniciar los trámites de la operación telaraña, que entre sus grandes méritos estuvo el de no admitir a trámite una conversación de Curbelo extorsionando a un empresario local y que cuando dejó el cargo se incorporó como jefa en la oficina que Curbelo tenía en Caracas para captar votos para sus campañas. 

Recientemente otro juez interino en La Gomera, nada más cesar en sus funciones empezó a trabajar como abogado de Curbelo. 
Desgraciadamente el Poder Judicial permite estas prácticas que hacen pensar que la justicia en La Gomera tiene de imparcialidad lo que una tabica del nueve a un balón de fútbol.

El otro caso paradigmático del uso de fondos para reptiles lo tenemos hoy en el periódico "El Día", un medio que recibe notables cantidades de dinero de el Cabildo de La Gomera, por medio de su columnista de salida, Francisco Pomares, otrora organizador con su empresa de los gabinetes de comunicación de Curbelo, que también se ha sumado con desenfreno a la carrera de blanquear al cacique gomero con una columna llena de loas. En ese mismo espacio, ayer se permitía el lujazo de llamar energúmenos a los dos jóvenes diputados del Parlamento español que en la sesión de investidura del sábado tuvieron el arrojo de llamar a las cosas por su nombre. Rufián y Matute energúmenos, Curbelo héroe.

Nunca esperen tampoco que Pomares desperdicie algo de tienta si el auto de la jueza interina gomera cae por sus propias debilidades procesales, porque así son las cosas de la prensa canaria, casi siempre lacaya y sometida a los poderosos. 

‎José Luis Hernández‎