Buscar
02:14h. Lunes, 23 de septiembre de 2019

Política: “Creatividad” y “capacidad” para ilusionar y crear

" No es lo mismo el panfleto y el ir de guerrillero, que gobernar un municipio. Sólo nos queda aprender la lección y tomar medidas para el futuro"

Ruyman Garcia Marichal.-En política es imprescindible ser creativo, parir ideas, adelantarte a los tiempos, verlas venir y anticiparte antes de que lo hagan otros… Y junto con la idea novedosa, es necesaria la capacidad para ilusionar. Ilusionar a los vecinos con un proyecto necesario para el progreso del municipio, donde se enaltezcan los beneficios que traerá la inversión ante las dudas que algunos puedan generar. Pero igual de necesario es la capacidad para ilusionar a los demás responsables políticos, con el objetivo de conseguir el proyecto y la financiación.

En fin, la Política es un ARTE de seducción, pero en lo profesional.

¿Y en Valle Gran Rey qué ocurre con la clase política? ¿En qué cerro se esconden que no se oye una sola iniciativa capaz de motivar al pueblo? ¿Por qué se ha desechado la idea de realizar un trabajo en la playa y el frente litoral que abra Valle Gran Rey al mar y permita disfrutar del entorno (amplios paseos, terrazas, playa amplia, con arena permanente…)? ¿Por qué no existe el mismo ímpetu que antes tenían para tirar panfletos y revistas contra quienes gobernábamos, para acudir ahora a las demás Administraciones a convencer para que se reanuden las obras del Puerto de Vueltas? ¿Tan poco peso político se tiene en estos momentos?.

Veo que era fácil buscar firmas contra un plan general y repartir panfletos en contra de todo, pero no veo capacidad sacar ahora un Plan General, y mientras juegan a “políticos diferentes con sueldo garantizado”, paralizan el pueblo al carecer de Plan General.

¿Dónde ha quedado la “Modificación” del Plan Rector del Parque Rural de Valle Gran Rey que yo mismo solicité y con el objetivo de dar legalidad a muchas viviendas afectadas por el actual Plan? …sólo se les ocurrieron muchas charlitas, pero no llegó a ningún sitio.

En fin, que no es lo mismo el panfleto y el ir de guerrillero, que gobernar un municipio. Sólo nos queda aprender la lección y tomar medidas para el futuro.