Buscar
19:33h. sábado, 24 de octubre de 2020
En eso consiste la verdadera amistad, si algo nos incomoda lo decimos. Ser amigos no implica ser "un palmero" mas bien respetar la manera de ser y pensar del otro.

En mi cita quincenal con los lectores de Gomera Actualidad, hoy escribo sobre uno de los pilares importantes de la vida: el pilar de la amistad. Gran palabra pero muchas veces devaluada porque si no es sólida se cae del mismo a la primera de cambio.

Afortunadamente puedo sentirme orgullosa de contar con ese pilar en mi vida, esa amistad tiene nombre y apellidos, Rosi Díaz González.

rosi en caravana

La conocí recién llegada yo a Corvera. Ha llovido desde entonces, era Tono un bebé y siempre hemos mantenido la amistad por encima de todo.

Pienso que tal vez lo que más nos ha unido son nuestros hijos, ella tiene dos, Pedro y Jorge, y al ser personas con distintas capacidades al igual que Tono, pues eso une mucho más, su lucha por conseguir el bienestar de sus hijos es la misma que la mía pero multiplicada por dos, ella no es de escribir pero los sentimientos, los miedos y los sueños son iguales a los míos.

Recuerdo cuando eran pequeños, cuántos sinsabores tuvimos que pasar, cuanta rabia cuando veíamos que la sociedad se burlaba y no comprendía la realidad que como madres nos tocaba vivir; nuestros hijos, eran rechazados en el colegio, el conserje cumpliendo la orden dada desde la dirección y esta (animada por los padres que formaban el consejo escolar) los traía de vuelta a casa, porque los niños molestaban. Aunque la comparativa parezca rara es como cuando devuelves una prenda que has comprado o como cuando te llega una carta devuelta de correos por no encontrar al destinatario de la misma.

Algo así ocurría con nuestros hijos no encontraron acogimiento en la sociedad y esta nos los devolvía porque les incomodaba su presencia. Cuanta hipocresía tienen la mayoría de las personas en con tanto déficit de esa caridad cristiana de la que se sienten tan orgullosos.

Lo que más nos asombra es que a pesar del tiempo transcurrido poco se ha avanzado, nuestros hijos ya son adultos pero vemos como las madres que recién empiezan en esta lucha les queda un largo y tortuoso camino que recorrer.

Como decía anteriormente, cuando nos conocimos lo más importante que nos unió fueron nuestros hijos, nadie mejor que una madre que pasa por lo mismo que una para comprender y entender que las injusticias de la sociedad hacia ellos eran y siguen siendo de juzgado de guardia. Después llegó el entendimiento y el respeto a las ideas de cada una, las amigas no están para hacer la pelota, están para decirte lo que haces bien o haces mal, si somos amigas de verdad eso es una virtud a tener en cuenta.

En eso consiste la verdadera amistad, si algo nos incomoda lo decimos. Ser amigos no implica ser "un palmero" mas bien respetar la manera de ser y pensar del otro. Hablando se entiende la gente, por desgracia y ahora más que nunca lo que se lleva es, o estás conmigo y piensas como yo o no te quiero para jugar en el recreo, o estás conmigo o estás en contra de mí, o es blanco o es negro, pero no piensan que existen otros colores.

La diversidad de pensamiento también es una manera de crecer y aprender, nadie es infalible ni está en posesión de la verdad absoluta, quien piense así no ha aprendido nada.En fin, a muchas personas no les da para más la cabeza que se le va hacer.

Retomando el hilo...Dicen que hay hermanos de sangre y de corazón. Rosi y yo lo somos de corazón, estamos siempre para lo bueno y para lo malo, en eso consiste la amistad.

Hemos reído, llorado, batallado, compartimos tanto...Lo que contamos, lo que callamos...
Toda una vida juntas, respetando la opinión de cada una y eso sí, siempre que nos hemos necesitado ahí hemos estado la una para la otra, como no podía ser de otra manera.rosi escanciando sidra

Ella es parte fundamental en mi vida, las aventuras que hemos vivido con nuestros hijos, las merendolas compartidas, las charlas interminables por teléfono para acabar llorando de risa. Tanto vivido, reído, llorado y compartido daría para escribir un libro...quien sabe si al final lo escribimos para la posteridad.

La verdadera amistad es alegrarse de los logros de los amigos y mostrar apoyo cuando se precisa, a veces un abrazo en silencio es suficiente. Por todo lo expuesto, por ser mi mejor amiga, luchadora, buena persona y mejor madre quiero que hoy ella tenga todo el protagonismo. Te quiero amiga.

rosi brindando