Buscar
00:17h. miércoles, 27 de octubre de 2021

Cuando se asocia una Discapacidad a estar enfermos

geli y tono
En una ocasión una enfermera me pregunto qué medicamento tomaba mi hijo, cuando le respondí que ninguna no me creyó y me dio a entender con sus repetitivas preguntas que yo le mentía...

En mi cita quincenal con los lectores de Gomera Actualidad, hoy escribo sobre la falta de protocolos para atender a las personas con distintas capacidades.

La falta de información y de interés en este aspecto nos lleva a vivir muchas veces situaciones surrealistas.
Mucho personal sanitario no tiene idea de cómo tratar  a estos pacientes cuando llegan a las consultas o tienen que estar hospitalizados, se bien de lo que hablo porque lo he vivido directamente.

Cierto es que si no tienen información y esta la suplen con empatía se agradece, pero no es suficiente.
Me alucina la visión que tienen de las personas con discapacidad, muchos asocian tener una discapacidad a estar enfermos.

En una ocasión una enfermera me pregunto qué medicamento tomaba mi hijo, cuando le respondí que ninguna no me creyó y me dio a entender con sus repetitivas preguntas que yo le mentía, tuvimos un debate que no llego a más porque la anestesista la puso fina, le dijo:
“Por qué tenéis que asociar discapacidad con enfermedad, si quieres te muestro la analítica de este chico y veras que está más sano que su madre, yo misma y tú juntas"

La verdad que todos los profesionales médicos deberían de tener conocimiento e información; aunque también muchos padres se piensan que sus hijos están enfermos, claro que lo pueden estar, como cualquiera de nosotros pero no por tener distintas capacidades, sino porque las enfermedades todos las tenemos.
Cosa distinta es tener alguna patología asociada con la discapacidad.

Mi hijo estaba en el Centro Médico para arreglarle la boca, como no colabora cada vez que hay que empastar o poner implantes lo tenemos que ingresar porque lo tienen que anestesiar (todo particular, porque la seguridad social no se hace cargo, nos dicen que hay que arreglar la boca pero como no tengas medios te quedas sin piños) y más en estos casos que no hay colaboración y toca pagar los días que pasa ingresado, gastos de quirófano, gastos de la anestesista, gastos del dentista, gastos del preoperatorio, curas médicas, medicación puesta en el quirófano, pagar la UCI por adelantado por si se precisa, (esto no tiene ni pies ni cabeza te lo cobran por adelantado, cuando lo lógico es que se pague si se ha hecho uso de ella , en fin)

En los hospitales hay mucho energúmeno que cuando ven a una persona con distintas capacidades se ponen muy nerviosos y enseguida se lanzan a contenerles de mala manera, cuando no les dan con el zueco, porque según "ella" está muy alterado (se de lo que hablo y si esa situación se llega a dar hoy a esa impresentable se le iba a caer el pelo) recuerdo su cara perfectamente y eso que ya pasaron años.
Estas cosas no sucederían si hubiera un protocolo y mucha información al respecto, pero ya sabemos que mientras no toca a uno pasan de todo.

Cada persona es distinta y también sus necesidades, hay niños y adultos que pueden esperar pacientemente que les toque su turno para entrar a consulta o hacer analíticas, pero hay otros que no pueden esperar, se alteran y se agobian y pensando en ellos, deberían de tener prioridad.
Algo que me preocupa mucho es que ellos aguantan mucho el dolor, pueden  estar sufriendo y no lo dicen, otros no lo saben expresar y esto es un peligro añadido.

Ellos pueden ir al médico con algo roto y pasar desapercibido al mirarlo, si no se hace un estudio más a fondo como puede ser unas placas o escáner, si el médico no se implica y entiende sus características la cosa puede ir a peor.

Mientras los padres estemos con ellos todo va bien pero cuando ya no estemos quién se va a preocupar   de ellos, nosotras sabemos por sus gestos o por sus palabras si les duele algo, pero cuando ya no dependan de nosotros y viendo la deshumanización que impera hoy en día, muy feo veo su futuro.