Buscar
01:17h. Martes, 12 de noviembre de 2019
"Pero la sociedad, si tiene que salir a la calle por el fútbol, no le falta tiempo para mostrar su simpatía por su equipo, pero por los casos arriba mencionados nadie mueve un dedo, total son hijos de un Dios menor"

En mi cita quincenal con los lectores de Gomera Actualidad hoy voy a escribir sobre un tema que me tiene muy cabreada, todos lo saben pero nadie da respuesta y la verdad que en los tiempos que corren con tantos partidos políticos ofreciendo el oro y el moro para obtener votos (pero como dice el refrán, mucho prometo hasta que la meto, una vez metido me olvido de lo prometido) pues la clase política hace igual, mucho prometer hasta el voto tener, una vez obtenido a olvidar lo prometido.

Hoy quiero escribir sobre el maltrato a personas vulnerables, no hace falta que sea maltrato físico (que también) también el maltrato psicológico, porque se ejerce ambos sobre personas que no se pueden defender.
Cuando entro en Facebook siempre veo casos penosos de personas que tienen derecho a nacer pero el derecho a una vida digna brilla por su ausencia.

Niños que por tener TEA o cualquier discapacidad no quieren en los colegios los maltratan, son muchas veces carne de cañón para el abuso sexual, los tienen atados, o encerrados en otra aula para que no molesten.
Personas adultas que malviven en residencias donde lo único que manda es don dinero, pero no tienen en cuenta sus necesidades tanto afectivas como el llevar una vida lo más digna posible, donde su derechos sean respetados.

Siempre que veo lo que hacen en muchas residencias para personas vulnerables pido que haya cámaras de vigilancia controladas desde el exterior por personas ajenas al centro. Si no hay nada que esconder no hay nada que temer, pero todavía me pregunto qué interés hay por el medio para que pasen olímpicamente de todo y ese todo hay que recordar que son personas vulnerables y por lo tanto expuestas a que le caigan lo que no está en los escritos, dependiendo del día que tenga su cuidador.

Es necesario como muy bien dice Paula Romero crear una plataforma para velar por las personas que están en centros o residencias, igual que se une la gente para reivindicar los derechos de los animales también es necesario para estas personas; uno no quita lo otro, en ambos casos son personas y seres vulnerables.

Pero la sociedad si tiene que salir a la calle por el fútbol le falta tiempo para mostrar su simpatía por su equipo, pero por los casos arriba mencionados nadie mueve un dedo, total son hijos de un Dios menor.

Aunque para ser justos tengo que decir que la mayoría de padres afectados tampoco se molestan y en vez de estar unidos cada uno va por libre, algunos luchan, otros se conforman con lo que hay y otros ni se molestan en preocuparse como están sus familiares en esas residencias…en fin...

Ahora quiero escribir sobre una persona que lo está pasando muy mal, él se llama Juanjo, la primera vez que vi un video que subieron de él en Facebook denunciando lo que estaban haciendo con él en la residencia donde estaba me entro un mal cuerpo y era incapaz de seguir visionado el video.
Su hermana Isabel es su voz y ha creado una página “TODOS somos Juanjo” donde va relatando todas las vivencias de este hombre que a causa de un accidente de moto en el año 1996 ha quedado hemipléjico.
Aquí dejo un escrito de su hermana:

Solo necesito decir que cuando tuve el accidente y desperté del coma, nadie apostó por mí recuperación. Algunos médicos intentaron ayudarme ya que era muy joven y podía mejorar.
Me abandonaron, me quitaron toda la rehabilitación y me apartaron lejos de mi familia. Me llevaron a residencias no adaptadas a mi patología. Disminución física.

 

Quise quitarme la vida recién cumplido los 20, no aceptaba mi estado...al final tuve que resignarme. Han pasado 21 años, me están dejando morir lentamente, me privaron de una posible mejoría, me maltrataron y me hicieron daño física y moralmente, la gente interna y no tan interna.
Por mi estado, nunca tenía credibilidad mi palabra, me dejaban como mentiroso y me llenaba de rabia e ira. Aun así, me siguen lastimando.
Juanjo-en-la-cama-atado
 

Tengo 39 años, entre otras, sufro de daño cráneo encefálico severo.
Tengo algo de autonomía, puedo comer solo con supervisión, me cepillo los dientes y soy colaborador. Tengo que confesar que me gusta tocar el trasero a las chicas, incluso el de mis hermanas, me viene de naturaleza y según los médicos es algo fisiológico, pero jamás hacer daño, como dice mi antigua casa, Barx.

 

Mi cuerpo no me permite ojalá pudiese salir corriendo.
Aunque tenga inspección favorable, no me han tratado todo lo bien que debieran y mi nueva casa, después de leer sus informes me dicen que tengo que marcharme de ahí el día 31 de este mes sin importarles si tengo o no otro hogar.
Como bien dice esta canción, que lo injusto no me sea indiferente.
Tú hermana Isabel.

Como se puede ver Juanjo estorba en todos los sitios, gracias que tiene a su familia que están peleando por él, la verdad que los derechos de este hombre brillan por su ausencia.
Que los políticos no digan que no hay dinero para tener centros específicos para estos casos y tantos más, la vida de estas personas por lo que se ve, no tienen prioridad, con decir que faltan recursos lo arreglan todo.


A todos los políticos sean del color que sean les quiero decir que si hacen bien las cuentas hay dinero, pero tienen que aprender de las mujeres que llevan y administran sus casas, en muchos casos haciendo malabares, porque el sueldo no les alcanza y se preguntaran ¿cómo hacen estas administradoras? Pues yo les contesto, haciendo una lista de lo imprescindible y desechando lo superfluo.

En el caso de los políticos lo que se tienen que hacer bajo mi punto de vista es lo que a continuación expongo:
1º El reparto del dinero público robado daría a cada ciudadano 2.000 € al año; por lo tanto todos los que se lo llevan calentito que lo devuelvan.
2º La Comunidad de Madrid perdona cada año más de mil millones de euros en impuestos a los ricos; los ricos que paguen como todo hijo de vecino.
3º La Iglesia católica nos cuesta a los ciudadanos 11.000 millones de euros al año; cada uno es muy libre en sus creencias pero que se autofinancien, el que quiera ir a misa que pague de su bolsillo y ese dinero que se destine a tantas necesidades que hay, por otra parte no predican con el ejemplo, ni hacen el voto de pobreza, humildad ni castidad, como en todo, afortunadamente hay excepciones.
4º Las subvenciones para la tortura y muerte de animales indefensos es de 64.000 € una aberración y una vergüenza que haya dinero para esto.
5º El rescate a la Banca 60.000 millones de euros es de juzgado de guardia.

Y se puede seguir con una lista enorme pero solo con esto, que nadie venga a decir que no hay recursos, sumen y verán que todo este dinero da para mucho, lo que ocurre es que hay muy poca empatía, cero solidaridad y mucho chorizo suelto.

Lo más terrible de todo es que las personas vulnerables están dejados a su suerte y para encima muchos se están poniendo las botas a costa de ellos, la discapacidad es muy rentable porque genera puestos de trabajo pero el caso es que la mayoría de los que están cuidando de estas personas se tendrían que dedicar a sembrar patatas, al menos harían algo productivo.

Las personas vulnerables no quieren migajas ni caridad, ni son ángeles ni una bendición, son personas con derechos pero por desgracia a la vista está que estos brillan por su ausencia.
Señores políticos estas personas siempre tienen que ser una prioridad en sus agendas, según sean tratados así se verá su talla política y humana.