Buscar
14:08h. domingo, 17 de octubre de 2021

Quien quiera colgarse medallas que las compre en el rastro

GELI-removebg-preview
"Nadie, absolutamente nadie hizo nada para que estas personas fueran vacunadas en el cuarto lugar como se había dicho"

Hoy en mi escrito quincenal para los lectores de Gomera Actualidad quiero aclarar que para cuando este salga publicado, mi hijo ya habrá recibido la primera dosis de la vacuna, (tanto él como todos sus compañeros del CAI de Villalegre que inexplicablemente la mayoría está sin vacunar) porque lógicamente por edad les toca; que triste es que les hayan dejado los últimos, aunque no es extraño ya que estas personas son invisibles para todo.

Pero quiero dejar constancia de mi cabreo por lo mal que en algunos puntos de Asturias se ha gestionado para las personas vulnerables con Distintas Capacidades.
" Pésima gestión de las vacunas para las personas con distintas capacidades".
El mes de marzo del 2020 pasará a la historia por ser cuando quedamos en confinamiento a causa del Covid-19
Si para todo el mundo nos cambió la vida, para estas personas mucho más.

Ellas siempre han vivido el confinamiento social desde que llegaron a este mundo y con la pandemia mucho más, han sido los más perjudicados con la complicidad o pasotismo de quienes deberían de mirar por sus derechos:
Consejería de Asuntos Sociales y Bienestar.
Asociaciones de ayuda a las personas con discapacidad.
Fundaciones de Centros de Apoyo por la Integración.
Instituciones Humanitarias que hacen voluntariado con estas personas.
Gobierno del Principado de Asturias.

Dejo por si alguien lo ha olvidado un breve resumen de lo que han pasado y siguen pasando los estigmatizados de esta sociedad con tanto déficit de empatía y tanto superávit de “caridad cristiana”

Es un trozo de la Carta que envié al periódico La Nueva España y que con anterioridad me habían publicado en la columna quincenal que tengo en el periódico digital Gomera Actualidad.
"Hoy dejo mi descontento e indignación ante lo que yo llamo “caso paranormal” con el no protocolo de las vacunas, las personas vulnerables y/o con distintas capacidades en Asturias.
Aunque, por regla general, el ritmo de las vacunaciones vaya bien, en el caso que me ocupa y preocupa peor no lo pueden hacer.

Las personas con distintas capacidades, en algunos casos con diversas patologías, siguen sin vacunar, y sus cuidadores principales (padres o madres) siguen aparcados e ignorados. Estas personas siempre son las grandes perjudicadas, y ahora, con el covid-19, mucho más; se están vacunando personas a las que aún no les toca, y ellos, que iban en el cuarto grupo, ahora ni se sabe, pues ya cambiaron once veces los planteamientos de estas personas.

Nuestro hijo lleva en casa desde marzo del pasado año. Si ya estuviera vacunado, podría ir al CAI de Villalegre y normalizar un poco su vida, pero a la vista está que estas personas son las últimas para todo. Pasaron de ser un grupo prioritario a ser un grupo invisible.
En algunos centros se vacunaron usuarios, cuidadores y familiares, y casualmente en el CAI de Villalegre (Avilés) nadie sabe con qué criterio se vacunaron un grupo pequeño del grado tres (no todos) y algunos del grado dos y también algún familiar.
Quedan 42 usuarios, algunos con patologías graves, sin vacunar y nadie sabe o quiere saber nada al respecto. ¡Ya está bien!.

¿Se han parado a pensar el daño que les están haciendo a estas personas?

Sus vidas desde que han nacido están llenas de limitaciones, y ahora, con el covid-19, su situación todavía es más difícil; están acostumbrados a sus rutinas, sus terapias, sus momentos de ocio, y con esto lo han perdido todo, han dejado de socializar (algo muy importante para ellos).
Hemos llamado y hablado con la coordinadora del área III del Hospital San Agustín para quejarnos porque nuestro hijo sigue sin vacunar (es vergonzoso), y lo que más me indigna es que se pasan la pelota unos a otros...

Nos dicen que el médico de cabecera tiene que mandar un correo electrónico donde conste el grado de discapacidad.
Vamos a ver, las administraciones, y los médicos en los historiales, tienen toda la documentación, pero el caso es marear la perdiz.

Con las nuevas tecnologías todos estamos fichados, esto es el Gran Hermano Universal.
Pero todo es burocracia y hablar con una máquina donde no tienes otra opción más que escuchar.
Si para todos es difícil, pónganse en la piel de estas personas por un momento.
Personas adultas vulnerables cuidadas por madres y padres mayores; por lo tanto, todos de riesgo, y aquí seguimos esperando.

Lo que más me cabrea es que por ley tanto a las personas vulnerables como a sus principales cuidadores les toca vacunarse todos a la vez y con la misma vacuna.
Pues, bien, en nuestro caso el padre ya tiene puestas las dos dosis de Pfizer, yo tengo la primera dosis de AstraZeneca, la segunda me toca el 1 de agosto y nuestro hijo, nada de nada”.

Retomando el hilo, después de muchas vueltas, llamadas al Hospital, por el tema de la vacuna; correo electrónico que se envió  a la Consejera Melania Álvarez, "que todavía no tuvo tiempo de contestar" 
Al final después de dejar abiertas varias incidencias en el Hospital San Agustín de Avilés, el 2 de Junio desde el Hospital le dan cita a nuestro hijo para la primera dosis de la vacuna que se pondrá el día 9 de junio la primera dosis y el 30 de junio la segunda.

Al final las vacunas tienen la virtud de igualarnos a todos, ya que a nuestro hijo lo llama por la edad y no se hizo caso a lo que expongo en el recordatorio de la carta.
Es vergonzoso que él, que estaba en lo que dijeron al principio sería el cuarto grupo de vacunación lo llaman cuando a los demás.

No han tenido en cuenta para nada sus características ni su agotamiento mental por la pérdida de toda su vida, de por si llena de obstáculos.
Nadie, absolutamente nadie hizo nada para que estas personas fueran vacunadas en el cuarto lugar como se había dicho.

Y que no olviden los que han estados callados sin mover un dedo por estas personas que no pedimos nada que no nos corresponda, ni colarnos como muchos han hecho.
Pedimos derechos, no migajas, así que el que quiera medallas que las compre en el rastro.

Para quien quiere justificar lo injustificable y comparan al Covid-19 con una guerra, en la que siempre hay caidos, (si la cosa no fuera tan seria es para tomarlo a chiste)  
Pero que casualidad que siempre los que caen son los más vulnerables, los altos mandos siempre quedan a salvo de todo.