Buscar
10:36h. sábado, 04 de julio de 2020

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera

“Alea jacta est”

Esta expresión atribuida, por Suetonio, a Julio César en el momento que este cruzara el río Rubicón, límite entre Italia y la Galia Cisalpina, provincia que le había asignado el Senado romano, es posiblemente la más apropiada para esta “pincelada”, anticipada en el tiempo por aquello de que, dentro de unas horas la “campaña electoral” habrá finalizado y por tanto toca “reflexionar” aunque  ya muchos en Canarias y más aún en “La Roca” lo tengamos claro desde hace tiempo.

Pues eso, que “Alea jacta est”, o lo que es lo mismo, “la suerte está echada” , en definitiva que expiró el plazo de convencer mediante discursos elaborados y sondeos a los más “doctos”, sobre que decir o que preocupa más al pueblo para acertar con los mensajes.

Repetir como funciona una campaña sería harto repetitivo ya que todos conocerán los tejemanejes que entre “bambalinas” se dan en los diferentes partidos que litigan en la contienda electoral, aunque es bueno recordar que servirse de infiltrados y sondeadores es “habitual praxis” en el espectro político y quienes lo componen.

Es habitual además, servirse de “argucias” y estrategias varias para conseguir el ansiado apoyo y poder postularse en la poltrona al menos “cuatro añitos”, aunque cabe recordar que ya, “la abundante leche” que manaban algunas “tetas” ha mermado considerablemente tanto como habitantes en algunas localidades.

Habitual era además que, tras los “mítines” que otrora registraban un lleno hasta la bandera, se sirviese a los asistentes un banquete tal que cabía compararlos a los “banquetes romanos”  pero que pasado el tiempo y en referencia al presente, ha disminuido tanto el público como los ágapes, en la misma proporción. Unos señalan que por falta de recursos y otros entendemos que por no ser calificados de “despilfarradores” con la que está cayendo o ser acusados de "comprar con viandas" 

Tiempos de cambios en estrategias que también se han dado y en la que todos abogan por innovar aunque sólo sea de boquilla y con palabrería, dado que en escena y casi como un virus del que se han contagiado, en sus discursos apuestan por la “transparencia” y la “participación ciudadana” . Un recurso utilizado para poder transmitir “algo nuevo” que no lo es tanto.

Cierto es que, finaliza esta campaña electoral y sus “sesiones” en las que , en algunas más que otras los candidatos “sin querer queriendo” les ha podido el  “Subconsciente” y se han escapado “paridas” para enmarcar o han evidenciado maneras que nada gustan, a mi por lo menos.

Pero entre todo este “circo”, y para no quedarnos sólo con lo negativo,  puede que también hayan existido mensajes auténticos, compromisos realistas y personas que hayan actuado con naturalidad y que realmente pretenden llevar a buen puerto todo lo que afirman.

Tenemos por tanto, 24 horas por delante para rebobinar y examinar con lupa todo lo escuchado y leído dado que , esto si es importante, de lo que hagamos el domingo tendremos que aceptarlo o sufrirlo cuatro largos años pero el error mayor sería no acudir a las urnas. Debemos votar por lo que estimemos conveniente pero en definitiva, Votar, aunque  “Alea jacta est”.