Buscar
12:10h. martes, 02 de junio de 2020

Y estos tus amigos de La Radio…

En estos momentos inciertos y de “lejanía” vecinal impuesta, creo se hace necesario “resucitar “ un instrumento que nos acerque la ilusión de pueblo perdido.

Quienes de ustedes no recuerda aquellas emisoras municipales de Radio en nuestra isla de La Gomera; aquellas que nacieron “al albur” de la idea de algunos mandatarios municipales de la época  y que vieron la oportunidad en el Medio de contar con una herramienta de entretenimiento de sus respectivos municipios y de paso, y mediante sus contenidos e informaciones más o menos partidistas, ejercer cierto poder de influencia en la población.

Utilizadas casi autocráticamente, trataban de mantener la apariencia de un mínimo de democracia y pluralismo “sui géneris"; en definitiva, sin que se llegase a notar demasiado que, pese a ser pública existía cierta censura.

Les digo todo esto porque, primero como enamorado del Medio y en segundo, como persona con cierta trayectoria como comunicador en el mundo Radiofónico, soy de aquellos que piensa que por encima de todo, los oyentes siempre han tenido claro que “no todo lo que se dice es cierto ni todo lo que no se dice es mentira”.

Hacia esta pequeña introducción necesaria para situarnos y no para abrir debates. Cada cual tendrá su opinión y visión sobre las mismas y todas ellas, respetables.

Lo que si es cierto es que, esas Emisoras y a “pesar de los pesares”, nos alegraban aquellos días grises o nos sorprendían en los especiales, aparte de sentirnos conectados con nuestra realidad más cercana y con aquellos que siguen siendo nuestros vecinos. 

Huelga decir que todos o casi, esperábamos ansiosos que el día de nuestro cumpleaños, nacimiento de hijos o cualesquier otra circunstancia, desde nuestro Medio local se nos “llamase en antena”, bien para felicitarnos con algún mensaje o sorprendernos con alguna broma.

Cierto es también que quizá la situación del momento era propicio para mantener este tipo de instalaciones y que la, por entonces futura “crisis” no hacía prever que el modelo de gestión de la misma habría que modificarlo o cerrar. Y con esa escusa, la del ahorro de recursos y recorte de gastos, se opto por lo segundo, que aparte de ser “barato” , era el mas cómodo para sus responsables.

Luego vinieron los “brotes verdes” pero, las Emisoras municipales no llegaron a alcanzar la posibilidad de su reapertura a pesar de las promesas electorales de algunos que defendían en Campaña la posibilidad de recuperar esta herramienta comunicativa en unos pueblos con vecindades tan dispersas como nuestra isla. 

Hoy, y en esta situación que nadie pensó llegaría, cuan necesaria no hubiese sido nuestra querida Radio local como compañía; un lugar en el que reunirnos en la Frecuencia, en estos momentos de separaciones impuestas. 

Hoy hablaba precisamente con otra profesional de la isla sobre este tema. Ambos coincidimos en la tristeza que supone que nuestra gente no pueda disfrutar de esos programas “made in” y que tanto servirían de ayuda a todos aquellos que ahora está siendo bombardeados con tanta información sobre esta “crisis” y que , a buen seguro, dejará muchas secuelas psicológicas en todos.

No es momento “económico” quizá, para seguir insistiendo como he hecho en infinidad de ocasiones en la reapertura de Emisoras de Radio pero, si opino que se han perdido oportunidades interesantes para que hoy, y con "la que está cayendo", fuesen ese punto de compañía a muchos de aquellos que en nuestra isla están sólos y se sienten abrumados por lo que ocurre, que la información que reciben por otras vías, no es o les resultaría tan tranquilizadora que dicha o contada por alguien a quien conocen.

Y es que,  a fin de cuentas, en las Emisoras de nuestros pueblos, siempre podríamos encontrar “ a estos tus amigos de La Radio”.