Buscar
14:45h. domingo, 17 de octubre de 2021

Miramar, un barrio que han dejado morir

Surgió como un barrio modélico y expectativas de ensueño. Pero hoy, se encuentra muerto de solemnidad.

Ubicado administrativamente dentro del Distrito Ofra-Costa Sur,interior del perímetro delimitado por la carretera del Rosario(TF-l94),fue proyectado como conjunto de viviendas sociales entregadas en el año 1972. Durante el tránsito comprendido entre 1990-1992,periòdo en que las viviendas iniciaron la adjudicación de propiedad; el barrio cambió de estética en franja horizontal de colores tierra (enfoscado y con granilla);“pasó a una polémica” con tonos gris en que la parte central de cada bloque se le daba un color distinto. Treinta y dos bloques,de cuatro,nueve y trece de altura,viene a sumarse los veinticuatro locales comerciales, uno con fines ambulatorio (huérfano sin haber nacido), y otros de corte eclesiástico, acompañan el devenir de una Urbanización que triste y desoladamente hoy languidece.

Tanto las autoridades municipales de turno,como del Gobierno autonómico han permitido el desmantelamiento y progresivo “apagón del entrañable barrio santa crucero de “Miramar”.
La Guardería, obra social que Cajacanarias facilita a sus vecinos y cercanos, terminó cerrándose en Julio de 2012. A pesar de las continuas protestas y lucha de sus vecinos y compromisos de alguna autoridad municipal por mantenerla abierta, la entidad financiera a la que tanto hemos contribuido los canarios,le daba cerrojazo.


El Colegio Tena Artigas, tras 30 años de docencia sufrió igualmente “de candado”.
Unos 1900 habitantes o moradores residen en Miramar,donde mayores y parados conforman la mayor;el abandono y la desidia de los responsables políticos, han venido castigando a Miramar,hasta convertirlo en un“cementerio toda soledad”.Al desmantelamiento apuntado sobre estas líneas,viene a sumarse el del único Supermercado que existía hasta hace muy poco en el barrio.

Con este desolador panorama que asola a uno de los barrios más emblemáticos de la Capital tinerfeña, los servicios esenciales de progreso y bienestar, están de castigo y “maldición en “Miramar”.

Por si fuera poco,el aspecto que ofrecen las mayoría de  los bloques,es de pena;las fachadas se desintegran literalmente a trozos. No hace mucho, se ejecutó un mínimo e irrelevante lavado de cara,trazando y pintando los nuevos aparcamientos,así como “reparación “ o nuevo toque estructural en el acceso de escaleras,donde todo un Vía Crucis de tramos suicidas y barrotes “cuadricular que impiden sujetarse con normalidad,ha ocasionado diversas caídas…Y en ello, los mayores y vecinos con movilidad reducida han sido las víctimas.

 

 

Y mientras Miramar, se apaga y desfallece,curiosamente el único bloque que resplandece de mejora exterior e interior,es donde vive y habita el presidente de la Urbanización,” Ramarim”. Un presidente de asociación vecinal ,que dicho sea de paso y a tenor de las quejas y desencuentros que en su contra comentan los vecinos más “hace pinitos” en su favor y al calor de autoridades.
Natural que por unos y otros,“Miramar” esté y se encuentre en tal estado de desolación y abandono por unos políticos más preocupados de titulares y cámaras que pillar. Eso sí,por Miramar irán días antes de las citas electorales.Esa y no otra es su mayor preocupación:la la de la caza y el “comecocos”, del vótenme a mi. Luego,de nada querrán saber salvo de sus apetencias y pernada dominante.