Buscar
14:13h. domingo, 17 de octubre de 2021

Sanidad Canaria: Protocolos y diligencias para morirse

Gobernar y ofrecer mejor servicio a los ciudadanos no es ir paseando el sollozo por "imperativos"

No vale ya el continuar con la excusa y descargo,los lamentos de este Gobierno canario amparándose o agarrándose al siempre culpas de Madrid -porque aún siendo en parte cierto- nos da la espalda, y que refiere el Gobierno de Paulino Rivero, a la partida pretendida o sugerída a la Sanidad y que el Ejecutivo canario en aras de ofrecernos mejor servicio,solicitaba fuese considerado de mayor cuantía.

Y no procede,porque entre otras,el pretexto o pretensión no justifica la política de k.o que sufre nuestra Sanidad archipelagica.Y es,que no se puede esquivar o tratar disfrazar la deficiente política sanitaria echando todas las culpas al Ejecutivo de Rajoy y los suyos,cuando la tarea o el buen hacer político deja tanto que desear,y todavía se pretende salir  con el victimismo y "lloriqueo" paniaguado.

Porque el saco sin fondo ocasionado por una nefasta administración en la alegría de los recursos,sucede,que no hay partida presupuestaria que lo sostenga.Gobernar y ofrecer mejor servicio a los ciudadanos no es ir paseando el sollozo por "imperativos" o determinación estimado por Madrid,y que tanto puede disgustar,porque siendo un tanto insolidario no justifica en manera alguna que la Sanidad canaria se encuentre tan huérfana tan rematadamente paupérrima.

Recortes,restrincciones..., ha llevado aparejado ese desmantelamiento de personal sanitario..,con consecuencias extremas y devastadoras en perjuicio de quienes tienen la desgracia de enfermar.
 
A todo esto,la mayor preocupación del Ejecutivo de Paulino Rivero,parece estar en la obsesión y perseverancia,de  mayor tarta de financiación estatal.Si esa empecinada actitud se diera en corregir y enmendar "la tocada" y alarmante Sanidad canaria,otro gallo seguro nos cantaría.

Pasillos de urgencias inundados y hacinados donde los enfermos agonizan en desespero.

Citas a especialistas para vaya vd, saber cuando.Igual llaman a uno estando en el otro mundo.Y no estamos hablando de ninguna broma...Panorama:rosario de despropósitos y k.o sanitario.

Y a toda esta amalgama desquiciante e imperante,añádale vd,la guinda de los protocolos.
Para morirse.

El caso del amigo que va de urgencia al Hospital de la Candelaria por problemas de retención-inflamación de liquido en la vejiga,le ponen la sonda para darle salida a la orina;previo análisis de orina y sangre,y le dejan unas cinco horas aproximadamente en camilla en los gélidos y  engorrosos pasillos.Al fin,aparece la Doctora con el informe en mano y le dice que es para entregar al médico de Familia,a la vez que le informa tiene que irse a su casa con dificultades de movilidad por su minusvalía y sondado haciendole entrega de la prescripción de urgencia,donde en  7 días debe ver al urólogo).

Acude a toda prontitud a la médico de cabecera con el informe en mano,y esta le receta los antibióticos encomendados y la medicación para la próstata prescrito.Pero aún no ha salido de su asombro porque que una vez en la Famacia, en esta le dicen que no le pueden dispensar las pastillas para la próstata porque en la receta figura reflejada la palabrita de visado,y ha de ser la Inspección Médica quien levante o conforme el entuerto y que a día de hoy,al amigo le informan en la Farmacia que aún sigue sin librarse la citada y urgente medicación...Y pelillos a la mar.

Los siete días señalados como fecha imprescindible fijados por el Servicio de Urgencias para ser visto por el urólogo,se convierten tras pedir la cita requerida, le comunican telefónicamente desde Tomé Cano,acuda  a consulta tras quince días, y lo que es peor,sin poder tomarse las medicación para la inflamación de la próstata que con tanta urgencia necesita.

A buen seguro que nuestras Señorías y gobernantes,el titular del encabezado mas arriba descrito,poco o nada les dirá.Su estable economía o el disponer de tarjeta al gasto e imprevistos,lo de los protocolos o diligencias para morirse probablemente no va con ellos.El acudir ante cualquier eventualidad o contratiempo a la visita del galeno, mucho me temo hayan de pasar por "la quemada" y tortuoso peregrinar que sufrimos el resto de mortales.

Claro que,como va a tener esto visos de arreglo y mejora cuando los responsables en ofrecernos una Sanidad decente y sin sobresaltos,permanecen encerrados en esas moles y despachos de banderas y alfombras sin dignarse comprobar y visualizar a pie de calle y mismos centros sanitarios, cuanto aquí decimos y hacemos público.Y no es cosa que se diga pasajera o puntual...La Sanidad canaria está de cuidados intensivos.La joya de nuestra corona de la que tanto nos hemos sentido orgulloso con esos profesionales de élite y colectivo sanitario de vanguardia y resulta que enfermar,quienes mandan, con sus protocolos, directrices y "catecismo", nos tienen abocados al abandono y la desidia. 
  
Y todavía hay una Consejera de la Sanidad en Canarias,que observa la quema desde su despacho, y se lleva el sueldazo y todo. Luego  hay por ahí eslogan de cabecera que le dicen: Lo que otros no cuentan. Libres para contarles la verdad...Pero no les hable Vd, de las putadas de quienes manejan el Poder en estas insulas porque le ponen la venda sin pasar por enfermería. De alguna manera son cómplices al servicio del Poder;que no del pueblo. Callan, de manera aberrante y cobarde, mientras los Pilatos hacen de la suyas. Digamoslo tambien. Hartos de injusticias y tropelías.