Buscar
13:59h. lunes, 14 de junio de 2021

Carta abierta a la Consejera doña Yaiza Castilla

ROSENDO FRAGOSO
Mi petición a usted, es que analice la posibilidad de reconvertir estas instalaciones en una Piscina Municipal como estaba anteriormente.

Por la presente me dirijo a usted como un gomero más, para mostrarle mi gran inquietud y preocupación por el destino que le está tocando en suerte a la obra del conocido y mal llamado “Mamotreto” en la playa de Santa Catalina o Juan Rejón, en Hermigua.

Como usted bien conocerá, la utilidad última para este edificio y para lo que se invirtieron la nada despreciable cantidad de cuatro millones de euros, era destinarlo a un Centro de Talasoterapia y Terapias naturales y en el que las piscinas climatizadas serían la base principal para vender unos servicios que se suponían serían un revulsivo para esta zona norte tan “desnortada” que languidece en el tiempo y al que no se le ve indicios de recuperación. 

Como le decía, señora Consejera, ampliamente es conocido que está obra nació muerta y como tal, su estructura se está descomponiendo cual cadáver y sin que a nadie parezca “causarle dolor” que esta inversión millonaria permanezca cerrada, sin utilidad ni mantenimiento.

Sería una perogrullada decirle que esta obra inutilizada para lo cual fue construida, alimentó en aquel entonces la ilusión de muchos hermigüenses y gomeros como yo, que llegamos a pensar que por fin el norte contaría con unas instalaciones para el baño seguro y digno de las mejores capitales del mundo. 

Visto el estado en el que se encuentra actualmente estas instalaciones y entendiendo las razones de su inviabilidad económica para ponerlas en marcha, mi petición se basa en que desde su Área se estudie la posibilidad de reconvertir estas instalaciones en Una Piscina Municipal que pueda atraer al Turismo y como estaba anteriormente, es decir, unas Piscinas al aire libre, llenas con agua de mar y con los servicios básicos como aseos y una pequeña Cafetería.

Se que igual pueda pensar usted que lo que le solicito es un dislate, ya que supondría derruir parte de esa “nave” y por ende, despilfarrar una cuantía significativa de una inversión millonaria pero, con todos mis respetos, creo mayor dispendio que esas instalaciones sea el tiempo y algún que otro acto de vandalismo,los que terminen poco a poco con esos sueños de oriundos y foráneos que esperábamos  un gran impulso social y económico del norte de La Gomera.

Para finalizar, señora Consejera, le ruego haga todo lo que esté a su alcance para reconvertir dichas instalaciones en una Piscina Municipal, con un nuevo proyecto donde todos los ciudadanos y visitantes del norte de La Gomera, tengamos un lugar donde podamos disfrutar de los baños en verano sin ningún peligro y riesgo para nuestras vidas.

Como diría el poeta británico Alexander Pope, “Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios”. 
Atentamente: Rosendo Fragoso Lugo