Buscar
20:36h. jueves, 26 de mayo de 2022
vez
Opinión
CASIMIRO PARA OPINIÓN

Otra vez el petróleo, otra vez Canarias

Dice una frase que cada uno en su casa hace lo que quiere. Pero no es verdad. Existen imperativos morales, éticos o jurídicos que nos siguen obligando, aunque sea en el ámbito de la vida personal. Por eso, el vecino que hace una fiesta en su casa debe tener en cuenta que el derecho de su familia a divertirse debe respetar el derecho al descanso del vecino de al lado.