Buscar
jueves, 02 de febrero de 2023 00:00h.

Sí se puede interpone una denuncia penal ante la fiscalía de medio ambiente por vertidos de aguas residuales sin depurar en el litoral de Adeje y Arona

La organización ecosocialista señala al Consejo Insular de Aguas, el Gobierno de Canarias y la empresa Ondeo-Degremont por graves daños a la Zona Especial de Conservación Franja Marina Teno-Rasca

vertidos_litoral_Adeje-Arona

Sí se puede ha interpuesto una denuncia por responsabilidad penal ante la fiscalía de medio ambiente de Canarias por vertidos de aguas residuales sin depurar en el litoral de Adeje y Arona. En el texto de la denuncia por supuesto delito contra el medio ambiente, la organización ecosocialista apunta al gerente del Consejo Insular de Aguas de Tenerife en el momento de los hechos denunciados, así como a los administradores y técnicos de la entidad que gestionan la estación depuradora implicada, ONDEO-DEGREMONT SA, y a las autoridades y técnicos del Gobierno de Canarias que puedan resultar penalmente responsables.

Los vertidos de aguas residuales sin depurar se ejecutan “impunemente” desde hace más de seis años, según señala el texto de la denuncia presentada por Sí se puede, y afectan los sistemas naturales protegidos por la declaración de Zona Especial de Conservación Franja Marina Teno-Rasca, "con grave riesgo para la salud de las personas que acceden a ese litoral para realizar actividades deportivas o de baño":

El daño ya "es relevante" y sus resultados son visibles "desde un primer examen y así se observa que el fondo marino se encuentra en un estado desolador", donde se puede comprobar que hay una "cantidad importante de sedimentos, turbidez y gusanos de fuego", que indican la presencia de importantes cantidades de materia orgánica. Como consecuencia, se está dañando la comunidad de sebadal ubicada en el Área de Sensibilidad Ecológica (ASE) de esta Zona de Especial Conservación.

Los vertidos incumplen gravemente la ley porque esta obliga a depurar las aguas residuales previas a los vertidos en lugares que cuenten con más de 10.000 habitantes equivalentes. La forma ilegal en que estos se están produciendo desde hace años está reconocidas en el documento público titulado Último censo de vertidos desde tierra al mar en Canarias, publicado por la consejería de Medio Ambiente del propio Gobierno autonómico, en el que además se deja constancia del mal estado de las instalaciones que encauzan los vertidos.

Igualmente, documentos del Consejo Insular de Aguas de Tenerife reconocen de forma explícita que el agua residual que no es reutilizada en la agricultura tras su paso por la depuradora es enviada directamente al mar, sin tener en cuenta las obligaciones de carácter medioambiental.

De esta forma, al existir seis vertidos de gran caudal y sin depuración previa en la Zona Especial de Conservación Franja Marina Teno-Rasca, el sebadal se ha visto afectado y se ha producido un “grave retroceso del hábitat objeto de protección por la Red Natura 2000”, apunta la denuncia.