Buscar
sábado, 28 de enero de 2023 18:34h.

La Fundación FAADA y la Fundación MONA exponen el maltrato animal detrás de la campaña de BTOB “Vota a Mono”.

La Fundación FAADA, en el marco de su campaña ADnimalsfree, y la Fundación MONA lamentan la decisión de la agencia de publicidad BTOB de utilizar un chimpancé para la campaña viral “Vota a Mono” y explican las graves problemáticas relacionadas con la misma.

unnamed

Tras haber recibido las quejas de muchas personas y haber pedido a la agencia responsable que retiren la campaña, las dos fundaciones de protección de los animales informan que detrás de una iniciativa aparentemente inofensiva, se esconden graves abusos al chimpancé - bonobo protagonista de la misma.

El animal, Tiby, es de hecho propiedad de un circo (el francés Kino’s) y desde que nació en estas instalaciones ha sido criado y obligado a vivir – tal y como han podido documentar las organizaciones locales de protección animal – dentro de un remolque o en pequeñas jaulas. Tiby es una hembra de 23 años que, aunque vive en Francia es subcontratada por diversas empresas de alquiler de animales de nuestro país para anuncios y otras producciones, como es el caso del anuncio "Astronautas" de Campofrío del año 2011. 
 
Chimpancés y bonobos son especies sobre las que se cierne el mayor grado de peligro de extinción categorizadas bajo en Apéndice I de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres.

Según el coordinador de la Ape Alliance, Ian Redmond, el uso de chimpancés en publicidad puede incluso perpetuar los problemas a los que se enfrentan estos animales en el estado salvaje. Redmond asegura que ver a estos animales en televisión, cine o publicidad provoca que al público se le haga difícil darse cuenta de que se trata de especies en peligro de extinción y que parezca que sea aceptable capturar ejemplares jóvenes de la naturaleza para ser utilizados en televisión o incluso mantenidos como animales domésticos.
En el caso de los chimpancés en particular, la “sonrisa” de estos animales no expresa alegría y bienestar sino un estado de pánico: por lo tanto, el protagonista de la campaña no es un animal feliz sino un animal aterrorizado.

   

La mundialmente reconocida primatóloga y Premio 'Principe de Asturias', la Dra. Jane Goodall, se opone a la utilización de grandes primates afirmando que "el uso de chimpancés y otros grandes primates en publicidad es inapropiado y, a menudo, cruel, ya que requiere que los animales lleven a cabo actuaciones antinaturales día tras día, en un constante estado de sumisión”.
Otros chimpancés utilizados en producciones audiovisuales de nuestro país y que han podido ser rescatados por la Fundación MONA o Rainfer sufrían daños psicológicos tan profundos tras una vida de privación, que años después siguen sufriendo de agorafobia, depresión, claustrofobia e incluso se automutilan. 

Las dos ONGs invitan a encontrar más información sobre el uso de animales salvajes en producciones audiovisuales en www.adnimalsfree.org y a contactar la Fundación MONA en caso de querer observar en primera persona las condiciones en las que se encuentran los chimpancés rescatados y previamente utilizados en publicidad, TV y cinema.