Buscar
domingo, 05 de febrero de 2023 10:42h.

Cómo ser padres trabajadores y no morir en el intento

"Cuando los padres hacen las tareas de los niños no favorecen su correcto desarrollo, es necesario dedicar tiempo al aprendizaje del niño"
 

p2-480x369
Silvia Álava

La generación actual de padres se parece poco a la de sus progenitores. Los padres de hoy lo tienen más difícil que los de hace treinta años, cuentan con menos tiempo para estar con los niños y estos se ven sometidos a presiones que antes no existían, pero eso no implica que hoy los niños estén peor atendidos”, asegura la psicóloga infantil Silvia Álava en su libro “QUEREMOS HIJOS FELICES. Lo que nunca nos enseñaron (de 0 a 6 años)”.
 
Los padres necesitan aprender a relajarse y evitar que las prisas generen estrés en los hijos
La autora señala que “no podemos olvidar que los niños aprenden por modelado, es decir, copian a sus adultos de referencia. Cuando los padres van con prisas y agobiados a todos los sitios, pueden llegar a transmitir ese agobio a los niños. Se debe planificar el tiempo necesario en función de la edad del niño, no del tiempo que necesitaríamos nosotros”.
 
En el libro, Silvia Álava comenta que los adultos deben tener claro que lo más importante es la calidad del tiempo que se pasa con los hijos y no la cantidad, de esta manera los padres se sentirán menos culpables y con una mayor relajación. “Si se dispone de poco tiempo, lo importante es asignar prioridades en función de las necesidades de los hijos. Los niños necesitan poder contar sus vivencias y sus problemas a sus padres, pero hay que descartar la idea de que requieren que estos estén todo el día con ellos. No obstante, es importante dedicar tiempo para jugar con ellos, para enseñarles, dibujar o pintar y necesitan que un adulto les estimule, les guíe y comparta sus juegos”, manifiesta.
 
 La sobreprotección se puede convertir en un inconveniente

En su opinión, uno de los grandes problemas ocasionados a causa de las prisas, es la sobreprotección, “esto lleva a que el adulto sea quien pase a hacer las cosas que le corresponden al niño, muchos padres prefieren vestir a los niños para no llegar tarde al colegio, en lugar de esperar pacientemente a que ellos lo hagan solos”, asegura. La autora considera que esto es un error, “el pequeño tiene que aprender a vestirse, a lavarse, a comer y hacerlo él solo. Es fundamental que desde pequeños aprendan a valerse por sí mismos”.
 
En definitiva, lo importante es la calidad del tiempo que los progenitores pasan con sus hijos, pero es aconsejable cumplir con una mínima cantidad. Por esto, es positivo reservar momentos para estar con los menores y darles prioridad absoluta. En este rato reservado para los pequeños no es conveniente estar haciendo otra tarea.
 
Cuando a los adultos les resulta imposible pasar con los niños el tiempo que les gustaría, por cuestiones ajenas a su voluntad, sería necesario realizar algún tipo de actividades para estar el tiempo necesario con el niño y así mejorar esto.

La autora

Silvia Álava es la directora del área infantil en el Centro de Psicología Álava Reyes y compagina la consulta como psicóloga con la elaboración e impartición de cursos, talleres y conferencias.
 
Es experta en Psicoterapia por la European Federation of Professional Psycholgists (EFPA) y profesora de diversos Másteres. Además, es coautora de la enciclopedia “La Psicología que nos ayuda a vivir” dirigida por Mª Jesús Álava Reyes, del libro “Cuentos para comer sin cuentos", y la guía “Cuidando el amor”, editada por la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid. Además, Silvia colabora habitualmente con diversos medios de comunicación.
 
La prestigiosa psicóloga María Jesús Álava Reyes, que ha prologado el libro, destaca que la autora “se ha convertido en un referente, con un trabajo muy sólido que consigue desbloquear infinidad de casos  que habían fracasado en tratamientos previos”. Además señala que “esta obra se convertirá en referencia indispensable para educadores y padres preocupados por la buena educación y la felicidad de sus retoños”.