Buscar
miércoles, 31 de mayo de 2023 00:00h.

Valle Gran Rey aclara la razón por la que se originó la tala de palmeras

Los ejemplares talados estaban causando perjuicios importantes a los comercios y negocios de la zona, además de los vecinos de los edificios anexos
Tala de palmeras, Valle Gran Rey
Tala de palmeras, Valle Gran Rey

Desde la corporación se quiere aclarar que además de perjudicar a los viandantes, los ejemplares talados estaban causando perjuicios importantes a los comercios y negocios de la zona, además de los vecinos de los edificios anexos. Igualmente se estaban detectando daños en instalaciones de suministro de aguas y alcantarillado.

Aún entendiendo que la tala de cualquier ejemplar de árbol ornamental supone un impacto negativo en la estética de los barrios y calles, desde el Ayuntamiento se ha tomado esta medida con el fin de evitar los perjuicios comentados. Se llegó a valorar por parte de los Servicios Municipales el traslado de los ejemplares a otras zonas donde no ocasionaran estos daños, pero al tratarse de ejemplares de palmera datilera, esta opción se desechó.

Cabe recordar que según lo recogido en el Decreto 62/2006, de 16 de mayo, por el que se establecen medidas para favorecer la protección, conservación e identidad genética de la palmera canaria (Phoenix canariensis), "las Administraciones Públicas de Canarias, en las áreas ajardinadas de las edificaciones, plazas y carreteras públicas procederán, en la medida de lo posible, a sustituir gradualmente las palmeras exóticas existentes por ejemplares de palmera canaria de pureza genética reconocida, priorizando la eliminación de aquellas altamente hibridógenas". También en el «Manifiesto de Vallehermoso en defensa de la palmera canaria», redactado y firmado durante el cuarto congreso EUNOPS (European Network of Palm Scientists) celebrado en La Gomera en abril de 2004, se recomienda restringir el uso o la introducción de todas aquellas especies de palmeras, cualquiera que sea el fin que se contemple, que presenten riesgo real de cruzarse con la palmera canaria, causando su extinción como especie. En tal manifiesto se señala específicamente a la palmera datilera (Phoenix dactylifera) que ya ha causado el deterioro irreversible de muchas poblaciones naturales de Phoenix canariensis del archipiélago.

A pesar de que para muchasciudadanas y ciudadanos y visitantes tales medidas no resulten agradables, desde la Corporación se anuncia que se tomarán todas las medidas necesarias para corregir algunos desaciertos cometidos a la hora del diseño y plantado de especies ornamentales situadas en vías e instalaciones municipales (accesibilidad de aceras, toxicidad y peligrosidad, daños por raíces, carácter alergógeno, y otros).