Buscar
jueves, 02 de febrero de 2023 00:00h.

Ciudadanía muda e instituciones sordas. Por Julio Concepción

Hoy se trae a este pleno derogar una ley que se llama de protección de Seguridad Ciudadana. Curiosamente de Seguridad Ciudadana. Es decir que se hace para protegernos. Pero…Quién se ha de proteger de quién. ¿La gente de los políticos? ¿Los políticos de la gente? ¿Unos ciudadanos de otros ciudadanos?

Esto no es más que una ley para proteger a la casta política de la ciudadanía indignada ante las consecuencias de ver recortados sus derechos sociales, sanitarios, educativos y laborales. Por lo tanto es una ley que pretende taparnos la boca. Una ley  mordaza, una ley que pretende restringir derechos y libertades.

Quien tiene capacidad de nombrar las cosas tiene capacidad de apropiarse  de ellas y de su significado. Si uno pronuncia la palabra “robar”el efecto sobre ella será la palabra “cárcel” o muy probable que así sea si quien comete este delito es una persona de la calle.En cambio si uno pronuncia la palabra“cleptómano” el resultado sea probablemente “el psicólogo” ante la fea costumbre  de aquellos que cogen por vicio lo que no necesitan.

Quienes tienen el poder de apalabrar el mundo, no sólo se apropian de su significado sino lo que es más importante de sus consecuencias. Aquí en este Cabildo de Tenerife también lo sabemos, no es lo mismo “privatizar” (vender lo que es público, lo que nos pertenece a [email protected]) que “externalizar”; (confiar los recursos públicos a personas dignas de nuestro respeto).

Con esta ley sucede lo mismo. Es una ley que pretende apropiarse de significados y consecuencias. Esta moción que hoy trae al pleno Coalición Canaria y PSOE la voy a guardar en el bolsillo con mucho cariño, ya que veo que me va a hacer falta a mi y a mucha gente de la calle.

Ustedes citan que es una vergüenza que con esta ley se podrá castigar con hasta 30.000 euros una manifestación por impedir un desahucio y tienen toda la razón; sin embargo varios activistas del Sur hemos tenido sin necesidad de ley mordaza alguna, la pesada loza de ver como hace 3 años (junio de 2012) concejales del municipio de Arona nos pedían 500.000 euros por manifestar nuestra opinión contra la gestión política. A mi y a cuatro activistas más; es decir 100.000 € a cada uno por tener el coraje de discrepar y dar nuestra opinión.

También se citan que con la ley mordaza las faltas leves, infracciones administrativas comunes que no son delitos se podrá pedir hasta 600 euros y como ejemplo citan grabar imágenes de antidisturbios golpear a manifestantes, o negarse a mostrar el DNI; cosa que nos parece indignante.

Curiosamente en mi persona ha recaído sin haber entrado en vigor ley mordaza alguna una sanción administrativa de 700 euros hace cuatro años (agosto de 2011) por cometer el delito de haber pegado un cartel que pedía algo peligroso para nuestra gente. Un cartel que ponía ¡Hospital publico del Sur; Ya!.

Por qué saco a colación todo este inventario de acciones; para demostrar que no sólo hay que derogar esta ley mordaza; sino abolir también las actitudes nada democráticas de aquellos políticos que se acogen a reglamentos y a su interpretación arbitraria para tapar la boca de aquellos que sueñan un mundo mejor, más justo, más igualitario.

Cuales es mi sorpresa a todo esto que estas sanciones y denuncias que he enumerado han sido promovidas por Coalición Canaria. Una organización política que hoy estampa su sello en esta moción.Los mismos políticos que hoy se indignan son los mismos políticos que ayer guardaron silencio ante todos estos atropellos a la ciudadanía.

El desenlace de todas estas denuncias quedó en nada, gracias a la vida no siempre tener poder político es tener poder moral. No queremos ninguna ley mordaza, pero no sólo la registrada en las leyes, sino también como dije anteriormente la ley mordaza que utilizan reglamentos locales y actitudes personales que buscan taparnos la boca; como sucedió hace poco en  este pleno del Cabildo donde se votó en contra de una consulta ciudadana para  no escuchar la opinión de la gente ante el despilfarro millonario de dinero público en trenes del Norte y del Sur mientras miles de familias canarias no tienen que comer.

Es descorazonador ver como aquellos que han sido votados como representantes públicos, resulta que ya no les interesa la opinión de la gente. Es decir que ahora se representan a ellos mismos. Otra vergüenza a la que hemos asistido aquí en vivo y en directo en este pleno.honduraradiox550

Hay quienes pretenden cerrarnos la boca; pero también hay quienes se tapan los oídos que viene a ser lo mismo, ya que busca el mismo fin que es “NO ESCUCHAR”. Su sueño es el de una ciudadanía muda y unas instituciones sordas. En nuestra isla, la gente conoce de sobra las políticas de oídos sordos que las instituciones ejercen con respecto a las justas e históricas reivindicaciones ciudadanas, contra la especulación y el destrozo medioambiental en Canarias.

Y siguen insistiendo en esta misma ley de “No oír”. Ayer contra tendidos eléctricos, puertos industriales, etc. Hoy esta sordera se sostiene con las peligrosas y contaminantes regasificadoras y trenes.

No piensen los aquí presentes que con derogar esta ley mordazase termina con las políticas de “No escuchar”.La ley mordaza no sólo se combate cambiando leyes, cosa necesaria; sino tambien cuando somos capaces de apropiamos de un principio ético que comienza con algo tan sencillo como “Aprender a Escuchar”. Escuchar las injusticias para no tener que cerrarle la boca a nadie. Escuchar el sufrimiento de nuestra gente, de nuestro pueblo ante el autericidio económico y la vulneración de derechos humanos por parte de quienes deberían de protegernos.

No sólo se trata de derogar una ley a la que estamos de acuerdo como grupo político sino en no seguir amparándose en las políticas de oídos sordos como hemos podido comprobar aquí, para no perpetuar la Sordera Institucional y poder escuchar de una vez las voces de nuestra gente y dejar entrar de una vez la palabra que nos ha traído hasta aquí ¡DEMOCRACIA!.