Buscar
11:07h. martes, 25 de enero de 2022

El Gobierno regional permite el uso indebido del sello Tomate canario

En este tiempo, el tomate de Mijas (Almería) y de Ramellet (Palma de Mallorca) han evitado que otras regiones utilicen su nombre. En este tiempo, el tomate de Mijas (Almería) y de Ramellet (Palma de Mallorca) han evitado que otras regiones utilicen su nombre

La diputada autonómica del Partido Popular, Ana Guerra, denunció que el Gobierno regional ha perdido cinco años en la tramitación de un sello de calidad para el tomate de Canarias, “permitiendo que otras zonas productoras de Europa vendan sus frutos aprovechándose del prestigio y nombre de nuestro Archipiélago”.

“Nuestros competidores están aprovechando que el Gobierno de Canarias no tiene interés alguno en dar curso a la Identidad Geográfica Protegida de nuestro producto de exportación señero, que de hecho ya está fundamentada en el propio texto de la Estrategia del Tomate que el Parlamento autonómico aprobó en 2008”, remarcó Guerra.

La diputada del PP recordó que el sector viene reclamando esta declaración desde hace más de diez años, para evitar que sigamos viendo en los lineales de los supermercados y en internet, fruta procedente de Francia o de Almería con la etiqueta de Tomate canario, “lo cual supone un perjuicio evidente para sus intereses”.

“Rivero ha perdido lastimosamente el tiempo, y en estos años ya hay dos variedades españoles que se nos han adelantado y cuentan con un sello de calidad, pese a tener menos tradición que el nuestro, el tomate de Mijas –Almería-, y el de Ramellet –Palma de Mallorca-, protegiendo así los intereses de toda una región”, apuntó Ana Guerra.

“No es el único caso, pues también el pescado de crianza, la carne de cordero pelibuey, nuestras mieles y nuestras papas antiguas, por solo citar algunos ejemplos, están esperando a que Rivero se decida a tramitar proyectos que ya están elaborados y documentados, algunos desde hace décadas, y que podrían llevar a empresas y agricultores de las Islas a optar a ayudas europeas y estatales a la producción de alimentos de calidad”, declaró.

La Identificación Geográfica Protegida es una categoría que otorga el Ministerio de Agricultura, que avala la Unión Europea, y que es equivalente a las denominaciones de origen en el ámbito estatal, acreditando las condiciones, geografía y características de un producto concreto, con el fin de que los consumidores puedan saber que disfrutan de un alimento de calidad diferenciada.

“Estamos convencidos de que el Ministerio de Agricultura sabrá valorar los esfuerzos de los distintos subsectores de Canarias por elaborar productos de la máxima calidad, y no dudará en reconocer sus valores, pero poco puede hacer si el Gobierno regional no se pone ya a trabajar”, concluyó.