Buscar
08:39h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

El Hospital de La Candelaria introduce en España una técnica para tratar el edema óseo en rodilla

Se trata de una infiltración ósea guiada por imagen que permite la inyección de un material novedoso que actúa como sustituto óseo capaz de solidificar las microfracturas en el hueso, responsables de causar dolor en el paciente 
 

El servicio de Traumatología y Ortopedia del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha introducido por primera vez en España una técnica quirúrgica guiada por imagen con la que tratar el dolor en rodilla provocado por lesiones óseas subcondrales. 

Este procedimiento se configura como un tratamiento alternativo en pacientes seleccionados a los que otras opciones terapéuticas como las infiltraciones biológicas o las artroscopias no han dado una respuesta óptima para abordar el dolor articular en la rodilla, siendo la implantación de una prótesis la última opción para su problema. 

El primer paciente operado en Canarias con este procedimiento fue intervenido el pasado mes de mayo y evoluciona favorablemente, con seguimiento posterior por parte de los especialistas del servicio de Traumatología y de Anestesiología, quienes han realizado un control del dolor en este paciente.  

Las últimas investigaciones han revelado que el dolor se origina por el movimiento que producen las microfracturas en el interior de la estructura del hueso subcondral en la rodilla, hasta ahora solo perceptibles a través de una resonancia magnética.

Esta técnica, denominada subcondroplastia, consiste en realizar una infiltración ósea guiada por radiología, donde una broca llega hasta la lesión en el hueso y una vez localizado el área a tratar, se inyecta un material, más fluido que otro tipo de inyectables, que se solidifica una vez entra en contacto con el edema debido a las propiedades de este producto, infiltrado a temperatura ambiente. 

Posteriormente, los traumatólogos realizan en el paciente una artroscopia para comprobar que el procedimiento se ha efectuado correctamente y que no ha existido riesgo de fuga en el resto de la articulación. 

“Lo novedoso en esta técnica que La Candelaria ha introducido en España es que, por un lado, se ha podido conocer qué es lo que provoca el dolor en estos pacientes y en segundo lugar, por el tipo de material que actúa como sustituto óseo, más fluido y que se solidifica al contacto con la zona dañada de la rodilla”, explica el Dr. Ramón Moreno, traumatólogo del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife.  

Resultados

El objetivo de los especialistas es mejorar la calidad del vida del paciente con dolor de rodilla que no ha podido solucionarse con opciones terapéuticas anteriores. 

“Estas personas tienen importantes problemas de movilidad y llevan a sus espaldas fracasos terapéuticos que solo podrían solucionarse con una intervención mayor como es una prótesis de rodilla”, detalla Moreno. “Por eso la prioridad es rebajar el nivel del dolor: en una escala del 1 al 10, sienten dolor de 7 u 8 puntos, y se trata de reducirlo al mínimo, de 1 a 3”. 

El postoperatorio de este procedimiento cursa con dolor, de ahí que los especialistas de Anestesiología y Reanimación del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria participen conjuntamente con los traumatólogos para seguir el curso de su evolución y pautar un tratamiento farmacológico personalizado para superar esta fase.