Buscar
02:53h. Domingo, 15 de diciembre de 2019

Sí se puede promueve ordenanzas sobre fiestas sostenibles

Persigue el objetivo de eliminar el consumo de los productos de plástico de un solo uso y promover otras actuaciones en materia de sostenibilidad, cuidado ambiental y sensibilización

Sí se puede promueve ordenanzas sobre fiestas sostenibles en los distintos municipios donde gobierna, en la isla de Tenerife y también en los que ejerce el papel de oposición, en Tenerife y La Gomera. Pedro Fernández Arcila, en su condición de integrante de la Comisión Permanente Canaria de la organización, explicó que su objetivo fundamental es “eliminar de las fiestas, eventos deportivos y encuentros multitudinarios el empleo de productos de plástico de un solo uso, no reutilizable, mediante su prohibición absoluta”, así como ofrecer a los promotores de este tipo de actos un servicio de plástico reutilizable.

La iniciativa de Sí se puede se irá presentando progresivamente en los municipios donde la organización cuenta con representación institucional, tanto en donde gobierna como donde se mantiene en la oposición, en Tenerife y La Gomera. Así, la ordenanza será abordada en primer lugar en el pleno del Ayuntamiento de Buenavista el próximo viernes, 29 de noviembre, mientras que en el resto de instituciones que cuentan con la presencia de Sí se puede las mociones quedarán presentadas antes de finales de 2019.

En Buenavista, esta moción es una consecuencia de la Declaración de Emergencia Climática aprobada en septiembre de este año, también a instancias de Sí se puede. “Queremos que todos los grupos políticos apoyen nuestra propuesta”, manifestó el alcalde del municipio de la Isla Baja, Antonio González Fortes, quien destacó que la idea ha logrado el interés del sector de la hostelería en el municipio. Los contenidos finales de la ordenanza serán establecidos tras ser sometida al criterio de la ciudadanía en un proceso participativo.

González Fortes es uno de los cargos electos de Sí se puede que acompañó esta mañana a Arcila en la rueda de prensa donde la organización presentó su iniciativa. Participaron también en el acto informativo la consejera de Sí se puede en el Cabildo de Tenerife, Ruth Acosta (del grupo insular Sí Podemos Canarias); el primer teniente de alcalde de San Juan de la Rambla, Juan Siverio, y la concejala de Medioambiente de El Rosario, Beatriz Díaz.

“Trasladamos esta propuesta a los distintos ayuntamientos de las Islas porque somos conscientes del problema ambiental de primer orden que tiene que ver con el uso de los plásticos y de la importancia de que tomemos conciencia y actuemos de forma decidida en la eliminación del plástico de un solo uso, por el daño que provoca, especialmente en el medioambiente marino, donde la Unión Europea establece que alrededor de un 80 % de la basura marina consiste en productos de plástico y, de esta cantidad, un 70 % tiene como origen una escena de empleo de plásticos de un solo uso”, explicó el portavoz de Sí se puede.

“Nos parece fundamental acometer a nivel municipal –y en actos donde hay una utilización tan abusiva del plástico de un solo uso– una ordenanza que prohíba este tipo de productos y que ofrezca una alternativa a uno de los causantes principales del daño ambiental marino”, apuntó Arcila. El portavoz recordó que existen razones ambientales de dimensión planetaria: la Unión Europea cuenta ya con una normativa europea pionera, con la directiva de junio de 2019, que prohíbe este uso, y a nivel estatal también esté en marcha.

“Queremos que Canarias dé pasos pioneros a nivel municipal en el control y eliminación de uno de los causantes fundamentales del daño ambiental marino. De cara al medioambiente urbano, la presencia de los plásticos acumulados causa también problemas, por su vertido en los vertederos insulares mezclados con otros residuos, sin separación, y también acaban en las redes de alcantarillado y depuradoras, donde causan problemas de primer orden. Además, nos parece fundamental usar el elemento de concienciación que aportan estos actos masivos”, subrayó Arcila.

La ordenanza se propone ir más allá de la eliminación del consumo de los productos de plástico de un solo uso y promueve otras actuaciones en materia de movilidad sostenible, vertidos de colillas, emisiones de CO2 y otras, que deben estar contempladas en un plan ambiental a desarrollar en cada fiesta o evento y que incluirá también acciones de sensibilización ambiental y medidas correctoras. “Se trata de abrir un debate político para que la ciudadanía asuma que es imprescindible cambiar de mentalidad sobre las fiestas y actos masivos en un plazo corto”, explicó.

Por este motivo, Sí se puede se propone no solo adoptar las medidas administrativas contemplada en la ordenanza, sino también impulsar procesos participativos con la ciudadanía y los colectivos en los que está organizada.

La propuesta de esta ordenanza llegará, por tanto, a los ayuntamientos de Buenavista, San Juan de la Rambla, Puerto de la Cruz, Tacoronte, Tegueste, El Rosario, La Laguna y Valle Gran Rey –donde Sí se puede forma parte de los grupos de gobierno–, así como a las corporaciones de El Sauzal, Candelaria, Güímar, Granadilla, Arona, San Sebastián de La Gomera y Vallehermoso, donde la organización se encuentra en la oposición, según detalló el primer teniente de alcalde de San Juan de la Rambla, Juan Siverio.

“Esta medida tiene un peso importante por la representación de Sí se puede en estas instituciones, donde queremos reorientar su actuación para llevar a cabo una toma de conciencia en la reducción del consumo de plástico”, añadió Siverio. Por su parte, la concejala de Medioambiente de El Rosario, Beatriz Díaz, destacó que la iniciativa es una necesidad y también una actuación que pide la ciudadanía. En este municipio, ya Sí se puede puso en marcha acciones de este tipo durante el mandato pasado en actividades culturales y de ocio, como “Saborea El Rosario” y el Festival “La Manta Rock”.

Se trata ahora de llegar a las fiestas y acciones que promueven organizaciones vecinales y de trabajar de manera colectiva y participativa, según el criterio de Sí se puede en cuanto a la importancia del papel de la participación de la ciudadanía en este tipo de medidas.