Buscar
22:19h. Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Ana Julia Quezada, la asesina del pequeño Gabriel, confiesa que "le asfixió con rabia"

La versión de la detenida le permitiría eludir una acusación por asesinato, que, cuando la víctima es un niño, acarrea la pena de prisión permanente. En caso de no haber sido planeado, podría considerarse como homicidio (10 a 15 años) o incluso homicidio imprudente (uno a cuatro años).

"Estaba solo, jugando con un palito. Le dije: hombre si estás solo vente conmigo. Voy a la finca". Ésta es una de las frases de la declaración de Ana Julia Quezada, la presunta asesina del pequeño Gabriel, que este martes realizó ante la Guardia Civilconfesando el crimen.

En la declaración íntegra, a la que ha tenido acceso en exclusiva el programa de Antena 3 'Espejo Público', Ana Julia contó a los agentes que salió de casa con el coche y en el camino se encontró con Gabriel. Se paró y le dijo que se fuera con ella a la finca. "Él se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar. Él se quedó fuera jugando", detalla.El interrogatorio duró más de una hora en la Comandancia de la Guardia Civil de Almería.

Pese a detallar cómo ocurrió, los agentes dudan de su versión. De hecho, en el interrogatorio ella asegura haber tirado la ropa del pequeño en un contenedor de vidrio cerca de un hotel y este martes la Guardia Civil la encontraba en un vertedero cercano a la finca de los abuelos paternos.

La versión de la detenida le permitiría eludir una acusación por asesinato, que, cuando la víctima es un niño, acarrea la pena de prisión permanente. En caso de no haber sido planeado, podría considerarse como homicidio (10 a 15 años) o incluso homicidio imprudente (uno a cuatro años).

El hacha, encontrada

La entonces pareja del padre relató que en un momento dado se asomó y vio al niño jugando con un hacha. Ana Julia le preguntó qué hacía jugando con un hacha y, según su declaración, fue cuando el niño la empezó a insultar y ella le intentó quitar el hacha."Él me dijo: tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca. Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final, con la rabia, acabe asfixiándole, tapándole la nariz y la boca". La Guardia Civil ya ha encontrado el hacha con el que Ana Julia golpeó a Gabriel .

"Él me dijo: tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca"

Tras asesinar al niño, Ana Julia entró en la vivienda y es cuando, según explicó a la Guardia Civil, se dio cuenta de que tenía un problema "importante". "Saqué el paquete de tabaco y me fumé un cigarro. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel así que lo mejor fue enterrarlo", continuó.Según contó en su declaración de este martes por la tarde, cogió una pala y lo enterró, "así él (refiriéndose a Ángel) no sabría nunca lo que había pasado".

Tras fumarse el cigarro, coger la pala y enterrar el cuerpo del pequeño, se llevó la ropa a casa de la abuela de Ángel y la escondió allí."Si coloqué la camiseta en los juncos fue para despistar. Bueno, días más tarde cogí lo que quedaba de la ropa de Gabriel y la tiré dentro de un contenedor de vidrio en frente de un hotel. Al final vine a buscar el cadáver porque me dijeron que les entregase la llave y me puse nerviosa", concluye la declaración.Según las informaciones de la abogada de oficio de Ana Julia, Beatriz Gámez, su defendida había estado colaborando con los agentes al cargo en los interrogatorios a los que estaba siendo sometida.

"Cogí una pala y lo enterré Así él no sabría nunca lo que habría pasado"

La Guardia Civil trabaja en la elaboración del atestado para acompañarlo de pruebas sólidas en la comparecencia que la detenida está previsto que realice a medidodía ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, que se ha hecho cargo de las diligencias.

Una quincena de personas se ha concentrado ante la entrada de los aparcamientos de la Ciudad de la Justicia de Almería con carteles y al grito de "asesina, criminal" contra Ana Julia.El juez decretaba, en la mañana de este martes, la prohibición de incinerar el cadáver como medida de prevención por si durante el proceso fuese necesario practicar otros análisis.

Para la elaboración del atestado se han desplazado a Las Hortichuelas los agentes que resolvieron el caso de Diana Quer, que han sido quienes se han hecho cargo de los interrogatorios de la acusada.Será el atestado policial y la autopsia definitiva, a los que se suman otras pruebas complementarias como el análisis de la tierra y el barro hallados en el cuerpo de Gabriel, los que ayuden al juez a determinar aspectos nucleares de la muerte de Gabriel.

Los porqués del crimen siguen centrados en los celos de la pareja del padre hacia la figura de Gabriel, con quien no mantenía una buena relación. Otra hipótesis, barajada en distintos ámbitos, apunta al propósito de Ana Julia de trasladarse con el padre del pequeño a República Dominicana, para lo que la presencia de Gabriel sería un obstáculo.