Buscar
01:04h. Miércoles, 16 de octubre de 2019

Un hostal regentado por personas con síndrome de Down pide ayuda para sobrevivir a la crisis

Han pedido ayuda por internet y en tan solo un mes han conseguido recaudar el 50% pero, si no consiguen más, en diciembre tendrán que cerrar.

 

"Que vengan más clientes", es el deseo de toda una plantilla y manifestado por una de sus integrantes, Aurora, una joven con síndrome de Down. Ellos solo quieren trabajar y con las subvenciones que les proporciona la Generalitat ya no les llega. Han pedido ayuda por internet y en tan solo un mes han conseguido recaudar el 50% pero, si no consiguen más, en diciembre tendrán que cerrar.

De sus 46 trabajadores en plantilla, 45 de ellos tienen alguna discapacidad, mayoritariamente intelectual. Su voluntad por integrar a este tipo de personas lo ha situado como un servicio pionero en toda Europa.

InOut Hostel (Major del Rectoret, 2) es un albergue para turistas y, a la vez, un centro especial de trabajo de hostelería y restauración abierto en el 2004 y ubicado en Vallvidrera, en pleno Collserola y rodeado de naturaleza.

Ahora, debido a la crisis, el hostal corre el riesgo de cerrar y por eso el 9 de junio abrió un crowdfunding (financiación colectiva) para recaudar los 130.000 euros que les hace falta para llegar a diciembre sin suspender pagos. De momento han conseguido 78.000, lo que les permite subsistir hasta septiembre.

«InOut tiene tres tipos de ingresos: subvenciones públicas, donaciones de empresas y facturación propia. Desde el 2010 todos han bajado», explica María José Pujol, directora general del hostal y fundadora de Icària Iniciatives Socials, entidad a la que InOut pertenece. Tras cuatro años de pérdidas, este 2014 estarán en números positivos, pero les falta tesorería para seguir pagando a sus empleados hasta final de año. «En el 2015, la situación se estabilizaría de manera muy importante», asegura Pujol.

DONACIONES

La directora de InOut Hostel revela que han recibido todo tipo de donaciones, desde 20 a 3.000 euros. «La mayoría son cifras pequeñas. Todo ayuda», dice. El número de cuenta donde hacer las donaciones figura en la página web www.icaria.biz. Ahí también se encuentran disponibles, de manera transparente, las cuentas e informes de gestión de la entidad del año 2013. Todo para que estos años de lucha por integrar laboralmente a personas con discapacidad tengan continuidad.
 

TRAYECTORIA

Los orígenes de InOut Hostel se remontan a 1976, cuando Maria José Pujol, junto a tres personas más, decidió fundar Icària Iniciatives Socials, entidad privada sin ánimo de lucro. Primero abrieron una escuela de educación especial, Taiga. En 1991, la imprenta Icària Gràfiques. Cuatro años después, el centro ocupacional Bogatell.
En el 2004 nació InOut Hostel en un terreno de cinco hectáreas, con una capacidad para unos 200 huéspedes y en plena sierra de Collserola. Y con una particularidad: una plantilla compuesta en el 99% por personas con discapacidad, fundamentalmente intelectual, que trabajan en recepción, restaurante, limpieza y jardinería del hostal. «Hubo quien me dijo que el albergue no funcionaría porque la gente no quiere ver problemas cuando se va de vacaciones», recuerda Pujol. «Pero yo pensé que mis chicos también tienen encanto», añade.


BUENAS NOTAS

Webs como Hostelworld, Booking, Hostel Bookers o Hosteling International le dan a InOut una puntuación media de un 8,2 sobre 10 (cuatro estrellas). Los usuarios destacan la limpieza y el buen trato del personal. Este año, además, ha logrado el Certificado de Excelencia de TripAdvisor.

Los trabajadores de InOut tienen entre 20 y 45 años, y muchos han pasado por otros centros de Icària. Como Iván Lara, de 34 años, que estudió en Taiga, trabajó en la imprenta y ahora es camarero en el hostal. Entra cada día a las 7.30 de la mañana y sale a tres de la tarde. «A veces salgo más tarde porque hay cosas que hacer y no se pueden dejar a medias», explica.

Fuente de esta noticia http://aparcamientodiscapacitados.blogspot.com.es/