Buscar
04:36h. Domingo, 23 de Septiembre de 2018

La laxitud del Código Penal deriva en el aumento de agresiones a los Agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado

Así lo denuncia la Asociación Española de Guardias Civiles que "la tibieza" en castigar las agresiones a guardias civiles y policías hace que para los delincuentes salga muy barato agredir a los integrantes de los dos cuerpos policiales.

 

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Asociación que engloba todas las Escalas y Empleos de la Guardia Civil, por medio del presente comunicado pone en conocimiento de la opinión pública en general lo siguiente:

La Asociación Española de Guardias Civiles lamenta lo ocurrido en el municipio de Linares, Jaén, en una operación antidroga que se saldó con tres guardias civiles y varios policías nacionales y locales heridos de diferente consideración, que esperamos se recuperen pronto de las lesiones que les infringieron los miembros del clan que intentaban desarticular.

Para AEGC lo ocurrido es un ejemplo claro de lo que venimos denunciando de manera reiterada en otras demarcaciones de la Guardia Civil, como en el Campo de Gibraltar: el aumento alarmante de las agresiones a los integrantes de las FCSE. Un incremento que viene produciéndose desde hace años ante la falta de medios y de personal en ambos cuerpos policiales. A esta escasez se une el hecho de que estos delincuentes se sienten impunes y no tienen miedo a responder por sus agresiones porque saben que no existen medidas coercitivas, por lo que en ningún momento ven peligrar su “modo de vida”: delinquir.

Para AEGC solo hay una manera de poder combatir esta escalada de violencia contra los que integramos las FCSE: REFORMAR EL CÓDIGO PENAL para evitar que cada vez que estos delincuentes agreden a un guardia civil o un policía entre por una puerta del juzgado y salga por otra como si no hubiera cometido ningún delito. Les sale demasiado barato y después de tantos años de impunidad se consideran libres para actuar como les venga en gana.

En AEGC no entendemos como los que nos estamos jugando nuestra integridad en cada servicio no se nos protege con la consideración de AUTORIDAD, como si la tienen los médicos y docentes, a los que si se les agrede en el transcurso de su actividad las condenas pueden ir de uno a cuatro años. Mientras no se reforme el artículo 550 y se nos incluya en el mismo como AUTORIDAD y no como Agentes de la Autoridad seguiremos siendo el blanco fácil para los delincuentes. Como se ha demostrado en los sucesos del hospital comarcal de Linares, que recuerdan mucho los ocurridos en el hospital de Algeciras de hace unos meses. Mismos protagonistas: delincuentes vinculados al narcotráfico, mismo modus operandí: una horda de vecinos vinculados al mundo de la droga enfrentándose a las FCSE para liberar al capo de turno de la droga. Por eso desde AEGC exigimos que no hay ni una agresión más sin castigo.