Buscar
14:51h. lunes, 29 de noviembre de 2021

Mediaset interpone una querella a Pablo Herreros por el "Caso la Noria"

En la querella que le  han interpuesto por el Caso La Noria, Telecinco le responsabiliza de perder 3,7 millones de euros y estima para el periodista hasta 3 años de cárcel, por los supuestos delitos de amenazas y coacciones. Piden además  que se le embarguen todos sus bienes. 

Redacción H.O.-Mediaset, propietaria de Telecinco  y Cuatro , ha presentado una querella contraPablo Herreros . 
Este periodista y consultor de Comunicación consiguió hace un año que diecisiete marcas retirasen sus anuncios del programa La Noria, después de que Telecinco pagase diez mil euros por una entrevista a Rosalía García, la madre de El Cuco, implicado en la violación y asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo. 
La crisis llevó a Telecinco a retirar La Noria de su parrilla. Ahora, Mediaset ha presentado una querella contra Herreros y pide pena de prisión para él por un supuesto delito de amenazas y otro de coacciones. 
Con esta abusiva acción, Telecinco busca claramente dos rendimientos: intimidar a un periodista que denunció una aberrante práctica del canal de televisión propiedad de Silvio Berlusconi y, por otro lado, disuadir a cualquiera que, en lo sucesivo, actúe para alertar a la gente sobre contenidos y conductas deleznables en Telecinco.
Poco después de conocerse la querella presentada por Mediaset, miles de ciudadanos se han conectado en Internet para protestar por esta acción y apoyar a Pablo Herreros. La conversación en Twitter sobre el caso lleva etiquetas como #TodosconPablo  y #LaVozdePablo .
La indignación se ha galvanizado en una iniciativa  de Mario Tascón  que ha encontrado un rápido eco en la Red: pedir a quince grandes marcas, los principales anunciantes de Telecinco, que retiren su publicidad de este canal hasta que Mediaset desista de perseguir a Herreros.
HO se une a esta causa para conseguir que Telecinco respete la libertad de expresión y se concentre en evitar nuevos escándalos como el de la madre de El Cuco. 
Es desproporcionado que alguien cercano a un criminal cobre por hablar en televisión y defender el punto de vista del agresor, mientras la persona que denuncia esta vergonzosa práctica recibe una querella y siente caerle encima todo el poder de una enorme empresa de televisión.