');
Buscar
miércoles, 28 de septiembre de 2022 03:48h.

El Cabildo pone en marcha una campaña para el control del picudo negro en las plataneras

La Gomera produce 4.600 toneladas de plátano al año en las zonas cultivadas de La Dama, Valle Gran Rey, Vallehermoso, Hermigua y Agulo 
Campaña para el control del picudo negro en las plataneras

El Cabildo de La Gomera ha puesto en marcha una campaña para el control del picudo negro en el cultivo de plataneras. Se trata de una acción coordinada con las cooperativas agrícolas de la isla para contribuir en las medidas que aplican los agricultores afectados por este insecto. Así lo informó el presidente, Casimiro Curbelo, quien detalló que en el marco del programa previsto se han comenzado a distribuir, a través de las sociedades cooperativas, más de 1.300 unidades de trampas y 3.400 de feromonas.


“Es un problema que nos habían hecho llegar los agricultores y para el que, desde que hemos tenido constancia del mismo, se han activado los mecanismos a nuestro alcance para controlar los focos detectados en las zonas de cultivo”, precisó Curbelo, antes de detallar que la campaña dará cobertura la totalidad de las hectáreas de superficie cultivada de los municipios de Hermigua, Agulo, Vallehermoso y Valle Gran Rey. 


Por su parte, la consejera de Sector Primario y Desarrollo Rural, Angélica Padilla, hizo hincapié en la coordinación establecida con los agricultores para materializar la iniciativa que persigue reducir el impacto del Cosmopolites sordidus, que se expande por el interior de la planta y en el material en descomposición que cae de la misma. En este sentido, precisó que se ha estimado que se colocarán una treintena de trampas por hectáreas, situación que ha motivado la colaboración directa del Cabildo para aminorar los costes que esto genera en el sector. 


Actualmente en La Gomera se producen 4.600 toneladas de plátano al año procedentes de las zonas de cultivo situadas en La Dama, Valle Gran Rey, Vallehermoso, Hermigua y Agulo. El empleo vinculado a este sector alcanza el centenar de personas de forma directa e indirecta, teniendo un impacto singular en la economía de los municipios del norte.