Buscar
23:59h. Viernes, 17 de enero de 2020

El Consultivo de Canarias confirma la ineptitud y dejadez del Cabildo en las obras del Centro de Terapias

Solveida Clemente, afirma que el Dictamen del Consejo Consultivo de  Canarias acaba de dejar al descubierto la incompetencia y el nulo interés del presidente del Cabildo en la gestión de la  ejecución de las obras del Centro de Terapias Naturales 

Como es sabido por todos los ciudadanos de Hermigua y de La Gomera, las obras del Centro de Terapias Naturales de Hermigua se encuentran paralizadas y con un retraso importante en la ejecución de las mismas. Los informes de la  Dirección Facultativa (D.F.) indican que habiendo transcurridos diez meses de los catorces meses de plazo de ejecución que figuran en el contrato se había ejecutado un 13,33% de la obra contratada.

Con este ritmo de trabajo era imposible que la obra estuviera finalizada a finales del pasado mes de marzo, tal y como se comprometió la empresa constructora y el propio presidente del Cabildo, quien, en el acto de colocación de la primera piedra, enero de 2011, precisó que “felizmente este proyecto ha entrado ya en un proceso imparable”. Asimismo, aseguró  que la instalación entraría en funcionamiento a mediados de 2012.

Todo lo contrario, el ritmo de los trabajos no se desarrollaba de acuerdo al Plan establecido por la propia empresa y, a pesar de que la (D.F.) informaba en sucesivos informes del retraso de los trabajos, al presidente, éste  tomó la  decisión arbitraria, insólita y maliciosa de no rescindir  el contrato. Finalmente la empresa entró en concurso de acreedores.

Acto seguido, el presidente maniobró, y llevó al Pleno de diciembre de 2011 la reprogramación de la inversión, así como solicitar al Consejo Consultivo de Canarias el preceptivo Dictamen de resolución contractual.

Pues bien, esta alcaldía ha tenido conocimiento del Dictamen nº 259/2012 del Consejo Consultivo, órgano público que debe informar los expedientes administrativos para dar por finalizado un contrato administrativo, en este caso, el contrato de obra pública del Centro de Terapias naturales adjudicado a “Construcciones y Promociones Ramón Arteaga Álvarez, SL”, según el cual, dicho órgano no puede emitir su dictamen, dado que el Cabildo Insular no tramitó el expediente en los plazos legalmente establecidos, debiendo declarar caducado el procedimiento e iniciarlo de nuevo.

Los datos revelan que el procedimiento de resolución contractual se inició de ofició el 20 de diciembre de 2011, y la solicitud del Dictamen tuvo entrada en el Consejo Consultivo, el 26 de abril de 2012, transcurriendo, cuatro meses y seis días desde el inicio del procedimiento, cuando el articulo 42.3 LRJAP-PAC determina que, debe de notificarse en el plazo de tres meses.

Lo anteriormente expuesto, insiste Clemente, no viene más que a confirmar la malicia, ineptitud y dejadez del Presidente del Cabildo Insular en lo que a la gestión de esta obra pública se refiere, causando graves perjuicios a los vecinos y a la economía de Hermigua en particular y a los gomeros en general, pues deberá iniciarse de nuevo el expediente para dar por terminado el contrato con la constructora, y posteriormente adjudicar de nuevo las obras a otra empresa.

¿Para cuándo van a finalizar las obras?, ¿qué finalidad persigue el Sr. Presidente del Cabildo Insular?, ¿Acaso pretende derivar los fondos a otras actuaciones y dejar las obras sin ejecutar?, ¿porqué debe asumirse por los gomeros el coste de vigilancia de las obras cuando ya deberían estarse ejecutando? se pregunta la Alcaldesa.

Todas estas preguntas tienen una única respuesta, el Presidente del Cabildo  NI SE OCUPA  NI  SE  PREOCUPA  DE  LOS  VECINOS  DE  HERMIGUA, quedando en saco roto las continuas promesas, como el pleno del Excmo. Cabildo Insular de diciembre de 2011, en el que se reprograma las obras y se prevé su finalización en el año 2013.

Clemente subraya que este tipo de actuaciones no son serias y "los perjudicados son los ciudadanos” que ven que el tiempo transcurre  y las obras no se reanudan, ocasionando un daño irreparable y sin precedentes al municipio por  culpa de la nefasta planificación y gestión del presidente del Cabildo.

Los hechos, asevera Clemente, ponen al descubierto las “coartadas” del presidente para no ejecutar la obra. La primera, cuando anunciaba que la inversión corría peligro de perderse y desviar los recursos a otros municipios porque los permisos no llegaban a tiempo por culpa de otras administraciones. El  Ayuntamiento tomó la iniciativa logrando en julio de 2009, solventar las trabas administrativas que impedían la ejecución de las obras.

La segunda, no rescindir el contrato a la empresa  constructora, a pesar de las advertencias de la Dirección Facultativa. La penúltima,que acabamos de conocer, enviar fuera de plazo la solicitud de Dictamen al Consultivo.

Exigir la reanudación de las obras no se va a quedar en una mera petición. "Haremos todo lo que esté a nuestro alcance, no vamos a parar hasta  que se reanuden los trabajos, avanza Clemente. Que nadie piense que el municipio de Hermigua se va a quedar de brazos cruzados si el presidente pretende truncar el proyecto, Concluye Solveida Clemente.