Buscar
14:04h. jueves, 27 de enero de 2022

El programa 'Canarias: una ventana volcánica en el Atlántico' llega a Hermigua.

El programa educativo 'Canarias: una ventana volcánica en el Atlántico', que conduce el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), se impartirá  esta semana en Hermigua.

Cartel Hermigua
Cartel Hermigua

En esta sexta edición el programa tiene por finalidad contribuir a la conmemoración del centenario del nacimiento de Telésforo Bravo (1913-2013), Premio Canarias de Investigación 1989 y Primera Medalla de Oro de la Asociación Canaria para la Enseñanza de las Ciencias Viera y Clavijo, entre otras distinciones.

Las tres sesiones de este programa se impartirán los días 11, 12 y 13 de junio en la Casa de la Cultura de Hermigua a las 18.30 horas.

Los dos primeros días se proyectarán los documentales 'Comprendiendo los peligros volcánicos' y 'Reduciendo el riesgo volcánico', que han sido editados por la Asociación Internacional de Volcanología y Química del Interior de la Tierra (Iavcei) y la Unesco. El tercer día se realizará una presentación sobre el fenómeno volcánico y la gestión del riesgo volcánico en Canarias.

'Canarias: una ventana volcánica en el Atlántico' nace de la necesidad de informar y educar a la ciudadanía que reside en las islas sobre los diferentes peligros asociados al fenómeno volcánico.

Ésta es una de las actividades fundamentales en los planes de emergencia ante el riesgo volcánico y una de las actuaciones que la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo Volcánico en España considera necesaria para el desarrollo del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico en Canarias (Pevolca).

Paralelamente, y a través de este programa, la ciudadanía llega a conocer cuáles son las acciones que la sociedad debe materializar para la reducción del riesgo volcánico. Por lo tanto, el objetivo de este programa es contribuir a que Canarias sea una comunidad mejor organizada e informada ante el riesgo volcánico y llegar a ser mucho menos vulnerables que una comunidad que no conoce o ignora las amenazas volcánicas que la rodean y no se organiza para responder a ellas.