Buscar
08:26h. Miércoles, 18 de Octubre de 2017

La Gomera, un setenta y cinco por ciento más cerca, un veinticinco más lejos

Pese a no lograr el descuento del 100% en el transporte, la presión de las Islas periféricas ha conseguido el aumento de la bonificación a residentes

 

Los acuerdos adoptados en las últimas fechas sobre el aumento de bonificaciones en el transporte marítimo y aéreo para los residentes canarios sitúan a La Gomera en un punto geográfico muy concreto: Un 75% más cerca al resto del resto del Archipiélago pero todavía un 25% alejada del objetivo de conseguir una subvención del 100%. Lograr que el transporte marítimo y aéreo de las Islas periféricas no implique coste alguno para los usuarios, ha sido uno de los puntos programáticos que con mayor fuerza se han lanzado esta legislatura desde La Gomera. Especialmente por parte de la Agrupación Socialista Gomera (ASG).
 
En este contexto la inclusión en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de una subvención que cubra el 75% del precio de los billetes, de los residentes canarios en vez del 50% actual supone un logro significativo pero insuficiente. Un primer paso que debe tener continuidad.
 
El diputado regional y presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo Curbelo, lo expresa de esta manera: “Canarias es la ultraperiferia de Europa, por ello desde Bruselas, no sólo se ha reconocido esta realidad sino también los costes derivados de la doble insularidad”. En este escenario las bonificaciones incrementadas por parte del Estado suponen “un avance muy importante para la cohesión territorial, pero tenemos que lograr más y aspirar a que no haya que pagar nada por movernos entre las Islas precisamente por nuestra condición de insularidad. En estos momentos nos encontramos con hechos como que los canarios tenemos que soportar los déficits que se generan en los sistemas de transporte de la Península. Además, de que allí resulta mucho más fácil moverse al ser un territorio continuo”.
 
Curbelo ha dejado claro a lo largo de esta legislatura que, “no habrá igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos canarios si no hay posibilidades de acceder en las mismas condiciones para conectar con el resto de las Islas”. Y es que el transporte supone un servicio público esencial, básico y vital. La presión ejercida en la Cámara regional ha dado lugar a que a partir del próximo día 6 de junio inicie sus trabajos la comisión de estudio sobre la situación de este sector en Canarias de la que Curbelo será miembro.
 
Para el diputado regional la conectividad supone la columna vertebral para la cohesión territorial y la igualdad de oportunidades, en unos territorios marcados por la lejanía y la insularidad. Y más aún en el caso de La Gomera, El Hierro, La Palma, Lanzarote, La Graciosa y Fuerteventura donde se impone la doble insularidad y sus implacables consecuencias. Desde un primer momento, Curbelo consideró insuficiente la ayuda del 75% que fue retomada por fuerzas políticas como elemento de negociación con el Estado. Y lo hizo en cuanto considera el diputado regional que “sólo seremos iguales cuando el descuento sea del 100%. Porque Canarias es la periferia de Europa, pero las Islas no capitalinas somos la periferia de Canarias”.
 
Curbelo se ha mostrado especialmente crítico con la situación que atraviesa el aeropuerto de La Gomera. No sólo por la privatización de la entidad Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Sino también por la ineficacia, que bajo su punto de vista tiene la aplicación de las Obligaciones de Servicio Público (OSP) que hacen que una determinada compañía cubra ciertos trayectos que objetivamente no son rentables a base de otorgarles una serie de compensaciones desde las administraciones públicas.

El diputado llama la atención sobre hechos como que un ciudadano que pretenda viajar a Gran Canaria tenga que pagar cuatro billetes, haciendo escala de media hora en Tenerife Norte y utilizando otras dos horas más para llegar a su destino final. Un periplo que el propio diputado llegó a calificar de “traumático”.
 
Las repercusiones sobre el turismo son directas ante la incapacidad de cualquier agencia de garantizar las conexiones, dado el elevado número de cancelaciones que se suceden. Algunas por causas meteorológicas y otras no tan justificadas ni explicables. Por ello, se puede asegurar que la práctica totalidad de los turistas que anualmente llegan a la Isla lo hacen por vía marítima.

Frente a este desolador panorama las inversiones cuantificadas en este ejercicio en el aeropuerto apenas llegan a los 120.000 euros destinados a mejorar la zona de llegada de pasajeros y maletas. Hace algunos meses ASG presentó una Proposición No de Ley (PNL), a través de la cual pide que se estudie con detenimiento la problemática de este aeropuerto, especialmente en lo que se refiere a la cancelación de vuelos. Unas deficiencias que bajo su punto de vista interfieren con el correcto funcionamiento de la OSP y por ello se insta a poner en marcha todos los medios materiales, humanos o tecnológicos que sean precisos para el efectivo cumplimiento de ésta.
 
Los cálculos apuntan a que cuando se aplique el descuento del 75% un billete de ida y vuelta en barco a Tenerife tendrá un coste medio de 15 euros, mientras que por avión a Gran Canaria, rondará los 40. En este último caso se revierte la situación actual en la que se da la paradoja de que viajar a Londres y volver cuesta casi lo mismo que ir al aeropuerto de Gando; cerca de 90 euros. A todo ello se suman horarios que desde luego no parecen ser los más apropiados para alguien que precise hacer gestiones en Tenerife. Un primer vuelo que sale a las diez y media de la mañana y el último al final del día.
 
El diputado regional coincide con el contenido del acuerdo adoptado en Madrid para que la nueva línea de bonificaciones al transporte queden ancladas en el Régimen Económico y Fiscal (REF) para evitar convertirse en elemento cíclico de negociación, como ha ocurrido recientemente. Una de las alternativas que el Gobierno canario ha querido ofrecer para dar respuesta a estas reivindicaciones es el establecimiento de lo que ha dado en llamar la autopista única que conecte a las Islas por tierra, mar y aire.
 
En su momento también surgió la posibilidad de aplicar una tarifa única, tal y como desde el Gobierno central se había adelantado que podría implantarse en Baleares. La respuesta de ASG en aquel entonces fue favorable siempre y cuando se dieran una serie de condiciones: que cubriera tanto el transporte marítimo como terrestre y que fuera compatible con los descuentos de residentes. Lo cierto es que se trata de una propuesta que no tiene precedentes en todo el ámbito de la Unión Europea (UE) y que puede afectar al principio de la libre competencia defendido siempre a capa y espada desde Bruselas.
 
EL ACUERDO EN CONCRETO
 
El acuerdo adoptado entre Coalición Canaria (CC), Nueva Canarias (NC) y el Partido Popular (PP) en el marco de las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado contemplan de forma específica que el Estado se compromete a incrementar del 50 al 75% la bonificación para los billetes de residentes en el transporte aéreo interinsular. Igualmente, el Gobierno central aplicará un incremento con sus propios fondos del 25% al 50% para los canarios que se trasladen a la Península y regresen por mar, así como por los desplazamientos interinsulares. El restante 25% lo aporta Canarias.
 
Además, el coste efectivo del transporte marítimo y aéreo de mercancías con origen o destino en Canarias  contará con una subvención que se incrementará 30 puntos porcentuales hasta alcanzar el 100 por cien. Igualmente, se incluyen otros acuerdos más generales sobre la concesión de ayudas nominativas o de inversiones en infraestructuras. Importante, resulta que los nuevos descuentos quedarán recogidos en el Régimen Económico y Fiscal (REF).