Buscar
18:33h. Sábado, 18 de enero de 2020

Óscar Mendoza: "Todo acabará cuando un juez me dé la razón. Hasta ese momento, sólo me queda luchar y luchar"

Óscar Mendoza, vecino de Agulo, La gomera,  continua en la lucha para que nadie olvide que su padre murió esperando el auxilio de un médico delante del Centro de Salud Mulagua de Hermigua.

La familia del fallecido D. José Mendoza,  denunció las graves carencias sanitarias que provocaron su muerte en Hermigua. El hombre murió en un coche, frente al centro médico de Hermigua, mientras esperaba la llegada del facultativo.

 Tres años y medio después, uno de sus hijos, Óscar Mendoza, profesor de secundaria, continua con la batalla para conseguir justicia, tal y como el mismo señala en esta entrevista concedida a este medio y que a continuación reproducimos:

- Como consecuencia de la muerte de su padre, usted emprendió una batalla para determinar las responsabilidades. ¿Qué pasos ha dado (denuncias, protestas o reuniones con las administraciones y qué conclusiones ha sacado de lo ocurrido?
 

Cuando pasó lo de mi padre me hubiese conformado con que subsanasen ipso facto el problema de las guardias localizadas (de lunes a  viernes, de 22’00 horas a 8’00 horas) pasándolas a guardias presenciales, garantizando así que esto no volviera a ocurrir.

Como se puede ver, actué de buena fe y así lo hice ver en varios medios de comunicación. Ante la humillación de no recibir ni una mísera palabra de perdón por parte del Gobierno de Canarias, decidí consultar a abogados y empecé una reclamación por la vía administrativa.

Después de un año de escritos y más escritos, con la intención clara de dilatar el procedimiento con vistas a enfriarlo en un previsible juicio a posteriori, volvieron a humillarme diciéndome que no tenía razón. Ante eso, interpuse dos demandas judiciales, una en La Gomera y otra en Tenerife.
 

Por otra parte no he contado con ningún apoyo en las esferas del poder. Además de humillarme, el gobierno miserable  de Paulino Rivero y sus compinches de Coalición  “Canalla”, me tomaron por estúpido desviando la atención hacia un supuesto ataque mío a los facultativos.

Yo no tengo nada en contra de los médicos, pero lo tengo todo en contra de los politicuchos que gestionan la Sanidad. La nefasta Mercedes Roldós jugó a eso, pensando que estaba en una asociación de vecinos donde compra voluntades con una fiesta o con una promesa de trabajo.

A mí ellos no me compran porque yo, a diferencia de todos estos ineptos sin escrúpulos, tengo valores que me trasmitió la persona que murió como un perro en la puerta de un centro de salud cerrado: mi padre.
 
En relación al resto de partidos políticos ( PSOE, PP, ..) sólo decir que son, con perdón, la misma mierda.

De hecho, el PSOE lo ha demostrado, ya que, cuando ocurrió todo esto hace ya tres años, pusieron el grito en el cielo y todo eran palabras de indignación. Ahora, como están en el poder junto con Coalición “Canalla”, bien que se callan la boca demostrando un cinismo y una desfachatez irreconocibles fuera del mundo de la política.
 

Exactamente igual que los alcaldes del Norte de La Gomera y el presidente del Cabildo insular, el ínclito Casimiro Curbelo. Todos ellos sólo se mueven por interés electoral para conservar la poltrona, llegando a crear en la isla colombina una especie de cortijo, donde se compran voluntades en virtud de una red clientelar más sofisticada que la existente en la ciudad de Chicago a principios de los años 30 del siglo pasado.
 

Resumiendo, me he dado cuenta que sólo puedes contar con tu familia, tus amigos y, algunos medios de comunicación. Estaré agradecido siempre al diario La Opinión (Daniel), a Radio Club Tenerife (Santi Negrín),  a Nacho Palacios, la emisora Gomera Norte Radio ( José Andrés Medina) y algunos más. Otros, como la Televisión Canaria, me han vetado, demostrando que son el instrumento de propaganda de Coalición Canaria.
 

- ¿Cree que su padre fue víctima de los recortes en Sanidad?

Mi padre fue, desgraciadamente, de las primeras víctimas de los recortes en Sanidad. Aquí el parámetro implicado es el económico. Mi padre está muerto porque no quieren pagar a los médicos la guardia presencial sino localizada.

Se ahorran unos 4.000 Euros al mes. Lo que, evidentemente, se podría sacar de cualquier partida. El mercantilismo económico se cobró la vida de mi padre, un hombre humilde que siempre pagó sus impuestos y que no le hizo daño a nadie.
Pero ha quedado demostrado en esta crisis quién manda: la banca y los poderosos. Los políticos sólo son los perros bastardos de éstos últimos.

Siempre humillarán a la clase media-baja antes que pedir sacrificios a los ricos o, mucho menos, renunciar a su tremenda lista de privilegios. No entiendo cómo los españoles no se dan cuenta de todo ello y siguen yendo a votar, en vez de provocar una revolución pacífica a través del voto en blanco, nulo o la abstención.

Es la única forma de decirle a la casta parasitaria de politicuchos de este país que hasta aquí hemos llegado y que hay que reforma el estado a fondo.
 

- Más de tres años después de aquello, ¿qué ha mejorado en La Gomera? ¿Nada?

La situación sanitaria en el Norte de La Gomera sigue siendo exactamente igual que la que había aquel 17 de diciembre de 2009.

No se ha hecho absolutamente nada para mejorar la situación. El gobierno del desalmado de Paulino Rivero juega a la ruleta rusa con los habitantes de Agulo y Hermigua.

¿Saben por qué?  Porque a ellos no les puede pasar nunca nada de esto. Tienen seguros privados y están siempre alejados del mundo real, al vivir en una burbuja de privilegios que harían sonrojar a cualquier persona decente.
 

Además de la razón económica, hay una razón política. Me explico. No garantizan la guardia presencial en los municipios en los que se presupone, si todo sale mal, una pérdida pequeña de votos. Y, por el contrario, garantizarán dicha guardia, si es un municipio con muchos habitantes-votantes. ¿Se dan cuenta? Es sibilino, cruel, y propio de personas que tienen sus principios a la altura de las ratas en la escala zoológica.
 

- ¿Qué  es lo que le pediría al consejero de Sanidad o al ministro si los tuviera frente a frente?

No creo que quieran escuchar lo que les iba a decir. El sentido común y la justicia han sido desplazados, en su modus operandi, por el interés de conservar el sillón y por el interés de defender a sus padres económicos: los banqueros y las grandes fortunas.
Si de veras me escucharan, les diría que con muy poco se puede garantizar la dignidad de muchas personas.

Si mi padre hubiese muerto en el trayecto hasta el Centro de Salud, yo no hubiese hecho nada, ya que nadie es culpable de ello. Pero mi padre murió esperando el auxilio de un médico durante 15 o 20 minutos delante del Centro de Salud.

Porque mi padre murió, y que lo sepan todos los canarios, como un perro, sin la menor ayuda médica y en una situación indigna para un ser humano. Espero que un juez lo vea tan claro como yo en un futuro.
 

- ¿Duelen todavía las circunstancias del fallecimiento de su padre?

El dolor es intenso por la prolongada espera de justicia. Es cierto que el paso del tiempo va mitigando un poco ese dolor y, claro está, la vida sigue. 

Pero cuando recuerdo lo que pasó, cuando veo a mi madre tan triste y sola, cuando veo cómo se están riendo de mi familia, cuando veo toda la energía, el tiempo, el dinero que he gastado, me dan ganas de hacer una locura.

Estoy convencido que todo esto se acabará cuando un juez me dé la razón. Hasta ese momento, sólo me queda luchar y luchar. Y si eso me cuesta mi felicidad personal, que así sea.

- ¿Con qué  los han compensado?

No nos han compensado con nada. Las autoridades sólo nos han dado humillaciones e intentos de dilatar los procedimientos. Pero, como ya he dicho, tengo dos denuncias ante la justicia. Y yo quiero seguir creyendo en la Justicia, como poder al margen de lo político y con una identidad propia que defiende la verdad  y no el interés del poderoso.
 

- ¿Les han pedido por lo menos perdón?

Nadie nos ha pedido perdón. Esto nos ha dolido mucho y nos ha hecho mucho daño. Pero ya se ha acabado el momento de las palabras de consuelo y ahora es el momento de los hechos. No quiero palabras, quiero un médico en el Norte de La Gomera en las condiciones que ya he dicho. Lo que deseo en el ámbito judicial está en manos de los jueces.
 

- ¿Ha habido algún otro problema en Hermigua como consecuencia de la falta de un centro de salud?

Gracias a Dios no ha habido más sucesos luctuosos, que yo sepa. Sé que  dos meses antes de la muerte de mi padre, un chico joven de Hermigua murió en circunstancias muy parecidas, con lo que ya sabían lo que podía ocurrir. De hecho un mes antes de su muerte, mi padre sufrió una crisis muy parecida a la que le costó la vida poco después.

Pero en ese momento sí había un médico ahí (había guardia presencial) y lo estabilizó con una simple botella de oxígeno y un pinchazo.  Es la prueba más evidente que la presencia de un médico hubiese salvado a mi padre aquella noche. Esto me da mucha rabia y me llena de impotencia.
 

Por cierto, la familia de ese chico es muy humilde y no quiere problemas, y yo lo entiendo. Pero a mí no me van a hacer callar una panda de miserables que gestionan la política en Canarias. Y me refiero a todos los partidos.
 

- Alguna cuestión que quieras añadir.
 

Sólo me gustaría añadir que sigo luchando en los tribunales para defender la dignidad de mi familia. Espero que me den la razón y acabar con todo este sufrimiento que me agota y corroe día tras día. Nunca he sido una mala persona pero en el caso de que la Justicia favorezca  a los poderosos y me humille como ha hecho el Gobierno de Canarias,  no sé  lo que haré. Como primer paso, desearé con todas mis fuerzas y venderé mi alma al diablo del odio para que todos estos políticos tengan la misma mala suerte que tengo yo cuando, impotente y frustrado, veo llorar a mi madre.