Buscar
09:18h. Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Sí se puede reclama que se pongan en marcha los puntos de recarga de coches eléctricos en el muelle de San Sebastián

Los puntos de recarga, con capacidad para dos vehículos cada uno, no se han puesto en servicio a pesar de llevar instalados desde principios de verano.

La asamblea local de Sí se puede en San Sebastián de La Gomera, a través de su portavoz y concejal en el ayuntamiento capitalino, Roberto Padrón, ha insistido hoy en la necesidad de poner en uso estas instalaciones para poder dar servicio a los vehículos eléctricos de nuestra isla, así como para los turistas que se desplazan con este tipo de medio de transporte. “Máxime en un municipio como San Sebastián donde en abril de 2016 se aprobó una moción de Sí se puede por unanimidad en el Ayuntamiento para implantar un Plan de introducción del vehículo eléctrico, del que prácticamente no se ha ejecutado ninguna medida”, señala Padrón.

Desde la formación ecosocialista se señala también que precisamente “el puerto de San Sebastián es el más importante de la isla en lo referente a tráfico de vehículos y pasajeros de la isla, y uno de los más importantes de Canarias, lo que avala la necesidad de la puesta en marcha de este recurso, cada vez más necesario dado el incremento de vehículos de este tipo en el mercado canario”.

Asimismo, recuerda Padrón, “en la isla de La Gomera existen varios puntos de recarga, ninguno en San Sebastián, pero todos ellos han tenido amplios periodos de estar fuera de uso o directamente no han funcionado nunca, lo que ha supuesto muchos inconvenientes a los usuarios durante estos años”.

También recuerda el concejal que “hace un año se aprobó la introducción de ocho puntos de recarga en la isla por parte del Cabildo y los Ayuntamientos, de los que nada se ha hecho hasta la fecha, un proyecto del que la mayor parte de la inversión se destinará a electrificar con energía convencional La Laguna Grande, donde se instalarán la mayor parte de las plazas de la isla, a pesar de ser un lugar poco apropiado para ello al encontrarse a una cota a partir de la cual prácticamente solo se puede descender, cuando los propios vehículos se recargan”.