Buscar
22:04h. martes, 07 de diciembre de 2021
Opiniones

Calentar el sillón , cada vez cuesta más

Parece que por fin, el gobierno de España, empieza a perfilar medidas que no tienen que ver, con exprimir a las clases medias y bajas del país. La reforma local llama a la puerta y mucha gente empieza a sudar (y a desbarrar).

Parece que por fin, el gobierno de España, empieza a perfilar medidas que no tienen que ver, con exprimir a las clases medias y bajas del país. La reforma local llama a la puerta y mucha gente empieza a sudar (y a desbarrar).

Limitar el sueldo de los alcaldes, que solo entre un 20 o un 25 por ciento de los concejales reciban un sueldo municipal, retirar competencias a los organismos locales…¡parece que el terremoto es de consideración!

Ante tal agitación, los cargos públicos señalados, han salido a la palestra con gran virulencia, esgrimiendo que los servicios se alejan del ciudadano, pero pensando, que el poder se les va de las manos.

En mi artículo “La extinción de los dinosaurios” del 8 de enero, apunté textualmente: “Los contemplé allí (a los políticos) obsoletos y arcaicos, sin darse por aludidos de que su tiempo se está agotando […] porque ya no representan a casi nadie…” Efectivamente, en una época en que todas las instituciones son puestas en tela de juicio, a ellos, tarde o temprano, les tenía que tocar.

"Como dice nuestro senador Medina, millones de ciudadanos van a ver mermados los servicios"

¿Habrán manifestaciones, para que estas nuevas medidas no entren en vigor? No lo creo. ¿Saldrá la ciudadanía a la calle, a dar la cara por sus representantes públicos? Lo dudo mucho, porque la identificación de la sociedad con ellos, es absolutamente nula. Y si, como dice nuestro senador Medina, millones de ciudadanos van a ver mermados los servicios y las atenciones básicas elementales ¿no debería haber una movilización masiva contra esta medida? De no haberla ¿será porque la gente es idiota? Habrá que ver dónde vive esa gente, quién es el alcalde (u otro organismo local) que los representa y si esos ciudadanos creen que hasta ahora, todos los servicios y atenciones que les daba su ayuntamiento, eran satisfactorias ¿no?

A mí me parece, que muchos organismos locales, se han convertido en auténticos virreinatos donde proliferan los caudillos, que hacen y deshacen a su antojo. Los oportunistas y los esquiroles han hecho de los ayuntamientos su feudo y han convertido los cargos públicos en una salida profesional. Se ha hecho mucho negocio y se ha servido poco al pueblo. También se ha colocado a muchos lerdos en las concejalías (cuyo único aval curricular era el arrastramiento), para que al final, los trabajos tuvieran que ser realizados por técnicos.

Ahora, para la defensa contra la ley se tira de lo que sea y se puede escuchar, por ejemplo, decir a miembros del Psoe que un recorte de concejales afectaría a los partidos minoritarios (esta repentina comprensión hacia los partidos minoritarios, es curiosa, cuánto menos) o que los concejales de los pueblos de menos de 5.000 habitantes , no cobran o cobran poco ¡Que levante la mano el que no conozca un ayuntamiento, con menos de 5.000 habitantes, con todos sus concejales liberados y cobrando más que un maestro! ¿Nadie la levanta? Era de suponer… También se habla de la especificidad canaria, pero en este caso también se debería reconocer que es muy específicamente canario, que los ayuntamientos de las islas cuadrupliquen la media española en casos de corrupción (35 de los 88 han sido investigados. Un 40% por un 8,3% en el resto de España) puestos a señalar lo específico, habrá que señalarlo todo. Parece que los organismos locales canarios, dinero han tirado, a manos llenas.

Por tanto, parece que se tiende a la vocación política, por encima de los políticos profesionales, que han dejado un bagaje más que dudoso, como se puede observar.

Si finalmente la medida se lleva a cabo (que está por ver), parece que en varios años se avecinan unas elecciones locales interesantes, con unos gobernantes instalados en el poder, con cada vez menos prebendas que ofrecer a cambio de seguir calentando el sillón.

Los cambios de ciclo, siempre son sorprendentes y apasionantes.

Pedro Rodríguez (La Gomera Se Mueve)