Buscar
02:04h. viernes, 29 de mayo de 2020
Desde niño yo sabía que, si un préstamo se daba, era de sabiduría,

Desde niño yo sabía

que, si un préstamo se daba,

era de sabiduría,

el devolver algún día

lo que no se regalaba.

Por la Historia caminando,

me detuve en un desierto

pues, lo que andaba buscando,

no me lo daban soñando,

ni lo encontraba despierto.

¡Que, el PEÑÓN DE GRIBALTAR,

de ESPAÑA, volvía a ser!

¡Cómo me puse a saltar,

para, alegre, festejar,

la victoria de un deber!

Todo fue tanta mentira,

como son los Reyes Magos.

¡Sensible cuerda de lira,

por la que España suspira,

admitiendo malos tragos!

Si en la ROCA milenaria,

siguen, mandando galeses,

esta frase lapidaria,

ya sería legendaria:

“MIS PAISANOS, SON INGLESES.”

Lo que fuera PATRIMONIO,

un día, dejó de ser.

¡Se pactó con un demonio

que, legó por testimonio,

el no querer devolver!

Nunca debieron prestar, ni una piedra tan siquiera.

¡Vaya forma de engañar, para poderse quedar,

CON TODA LA ROCA ENTERA!

¡Que ya, el hispano se entera,

de que un inglés tiene pecho

y, hasta que Inglaterra quiera,

las aspas de su bandera,

irán curvando el Estrecho!

 

 

Ni con mentira perfecta,

me trago tanta patraña!

¡A ver si la Ley despierta

y, le devuelven su puerta,

a los límites de ESPAÑA!

¡ESTE ABUSO, SÓLO PASA,

EN MI SENTIMIENTO HERIDO!

¡COMO PEDRO, POR SU CASA,

NUESTRO PEÑÓN, SE TRASPASA,

AL PADRÓN DEL REINO UNIDO!