Buscar
02:32h. viernes, 29 de mayo de 2020

Ruiz de Padrón: Hijo Predilecto de La Gomera

Opinión por Casimiro Curbelo Curbelo El Cabildo Insular de La Gomera aprobó esta semana, en sesión plenaria, la creación de una comisión especial para otorgar la Distinción Honorífica de Hijo

Opinión por Casimiro Curbelo Curbelo

El Cabildo Insular de La Gomera aprobó esta semana, en sesión plenaria, la creación de una comisión especial para otorgar la Distinción Honorífica de Hijo Predilecto de la Isla, a título póstumo, a Antonio José Ruiz de Padrón en conmemoración de su histórica figura.

También designamos los miembros integrantes de la Comisión Especial que se encargarán de la instrucción del expediente y que estará formada por el presidente del Cabildo, un representante de cada grupo político de la Corporación, así como los expertos externos José Ignacio Algueró, Gloria Díaz y María Victoria Hernández. El cupo de dicha Comisión es determinado pero desde la Corporación hemos aprobado, por unanimidad, invitar expresamente al historiador del arte, Pablo Jerez Sabater, a las distintas reuniones de la Comisión en las que también estableceremos un calendario de actividades.

En la etapa democrática hay pocas personas que ostentan esta distinción en La Gomera entre la que también destaca la figura del gomero de Vallehermoso, Gumersindo Trujillo, ex Rector de la Universidad de La Laguna y Catedrático de Derecho Político. En la historia de nuestra Isla siempre ha estado presente la figura de Ruiz de Padrón dando nombre a una calle, a la Casa Familiar, a un Colegio Público y a diferentes publicaciones. Es muy importante para nuestra Isla que se otorguen estas distinciones a figuras tan destacables como la de Ruiz de Padrón.

Este ilustre canario fue diputado gomero que representó a la Isla en las Cortes de Cádiz de 1810 y 1812. Los diputados doceañistas fueron los primeros parlamentarios de nuestro país, los cuales, además, debatieron y aprobaron la Constitución de Cádiz de 1812, popularmente conocida como La Pepa, la primera Carta Magna de corte liberal de España e Iberoamérica.

Ruiz de Padrón nació en 1757 en una vivienda que aún se encuentra en la calle Real de San Sebastián de La Gomera. Su familia era de clase acomodada y religiosa, y éste se manifestó desde muy pequeño como un niño muy curioso y con ganas de aprender, adquiriendo su formación básica en el monasterio franciscano que existía en la capital gomera.

Uno de los hechos más destacados de la vida de Ruiz de Padrón es su participación en las Cortes de Cádiz de 1812, siendo diputado por Canarias, participando en la creación de la constitución liberal y siendo famosa su alocución para abolir la inquisición del territorio nacional, la creación de una universidad en Canarias así como eliminar ciertos tributos abusivos aplicados a los ciudadanos de Galicia.

Los méritos que justifican la declaración como Hijo Predilecto de la isla de La Gomera se reflejan en los actos y echos de su vida. Defendió y luchó por los derechos y libertades individuales de las personas adelantándose con ello a su tiempo, ya que éstos son unos de los principios fundamentales del actual modelo de la democracia occidental, cuyo origen se encuentra en las ideas de la Ilustración. Implantó un catolicismo liberal dentro de la religión católica, al objeto que la Iglesia acudiera en atención de los más necesitados. Asimismo, abolió la Inquisición o Santo Oficio y los impuestos o gavelas tan impopulares e injustas como el 'impuesto de Santiago'. Mantuvo y defendió sus ideales progresistas, dentro de una etapa de restauración del absolutismo, a pesar de ser sometido a castigos y persecuciones por parte del mismo estamento al que pertenecía. También cabe destacar que apoyó la creación de la primera universidad canaria, de San Fernando de La Laguna, y apoyó la creación de una Audiencia y una Diócesis para Tenerife.

A pesar de ser un personaje, que por su labor como diputado en las Cortes de Cádiz lo convierten en una de las figuras más importantes del panorama político canario, hasta hoy no ha tenido el reconocimiento que se merece, tanto por sus ideas como por su labor, llegando incluso a enfrentarse con el poderoso estamento eclesiástico de la época por la defensa de sus ideales.

 

Desde el Cabildo de La Gomera hacemos nuestra la afirmación de algunos investigadores y especialistas sobre este gomero que señalan que “tanto La Gomera en particular, como Canarias en general, tiene una deuda perpetua con Antonio José Ruiz de Padrón que tan desinteresadamente luchó y trabajó por conseguir lo que él creía mejor para su pueblo”. Por ello otorgaremos a su figura esta Distinción Honorífica de acuerdo al Reglamento Especial de Honores y Distinciones del Cabildo Insular de La Gomera.