Buscar
domingo, 26 de junio de 2022 21:42h.

Ada Colau va a lo suyo

"Las excentricidades y el nepotismo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es propio de la mala educación y formación recibidas"

Las excentricidades y el nepotismo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es propio de la mala educación y formación recibidas; ha contratado en el Ayuntamiento a su pareja, Adriá Alemany (ocultando su sueldo) que, años atrás y disfrazado de superhéroe, irrumpía en mítines oficiales en su lucha contra la especulación y arbitrariedad de los políticos: justo lo que ellos hacen ahora.

Ha contratado también a Águeda Bañón, a la que hemos visto orinando de pie en la Gran Vía de Murcia mientras fumaba un cigarro, para reivindicar la liberación sexual de la mujer, como si no hubiera una forma más coherente y racional de exigir un derecho. Ada Colau ha justificado estas conductas.

Pero lo más grave, ha sido su  orden de retirar del Festival Sónar de Barcelona a la policía de paisano que controla los robos y el tráfico de drogas, en contra de la debida protección al ciudadano; a la media hora de dar esa orden, la alcaldesa apareció por el Festival. No se entiende que esa obligada protección sea cancelada irresponsablemente; cualquier lugar civilizado tiene esos servicios esenciales de vigilancia.

Tampoco se entiende que, ausentes ya esos guardias, Ada Colau acuda a ese mismo Festival  ¿Por qué fue allí la Alcaldesa una vez que ya no estaba la policía en el Festival?

Estos asuntos de las drogas y lavado de dinero son muy complejos y sus responsables son, en ocasiones, difíciles de detectar. Recordemos lo que ha ocurrido recientemente en Venezuela, donde el  número dos del País, ex-vicepresidente del mismo, y Presidente actual de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se ve implicado directamente en el tráfico de droga y lavado de dinero a través del Cartel de los Soles, aunque allí la Policía la tiene a favor.

El presidente Maduro también le ha justificado diciendo “todos somos Diosdado Cabello”. Venezuela es un ejemplo de “buen hacer”, no sólo para Podemos, sino para otros grupos populistas y nacionalistas de extrema izquierda, como es también el Partido “Barcelona en Común”, de Ada Colau, y que ya cuentan con experiencia en persecuciones y detenciones por la Policía.

Ada Colau actúa al margen de los más elementales principios morales, éticos y de buenas costumbres;. y no sólo antes, cuando no tenía responsabilidad política alguna, sino ahora como Alcaldesa de Barcelona. Y lo hace al margen de los intereses del ciudadano, incluso en contra de los mismos. Y sin la Policía; ella va a lo suyo, y sabe bien lo que hace y lo que quiere.