Buscar
21:30h. viernes, 20 de mayo de 2022

Juan Goytisolo y Podemos

Hace unos días recibió el novelista Juan Goytisolo el Premio Cervantes, y en su discurso aprovechó para guiñar un ojo a la Formación Podemos, de la cual es defensor. 

 Dijo al final textualmente: Digamos bien alto que podemos, y añadió, los contaminados por nuestro primer Escritor no nos resignamos a la injusticia.

Se entiende que Goytisolo se exprese de esta forma, porque ello sólo quiere decir que, desde que se escribió El Quijote, somos los españoles un ejemplo de Hidalguía, y muchos se han estancado sólo en eso. Y esto es bueno para muchas cosas, siempre dentro de las Letras, pero no para la Economía o gestión política, donde el sentido práctico ha de prevalecer por encima de cualquiera otro sentimiento, por muy noble que sea.

Hace también pocos días, vimos en un programa de televisión al líder de Podemos, Pablo Iglesias, respondiendo a las preguntas que unos 17 invitados, entre el público, le fueron haciendo alternativamente.

Iglesias se comportó exactamente igual que un profesor de universidad dando clase (teórica, naturalmente) de la asignatura que ustedes quieran, no importa el contenido; el hecho es que, incluso, se ayudó de una pizarra para explicar sus teorías, pero en ningún caso, explicó la forma de llevar a cabo lo que defendía, dada su falta de experiencia en saber gestionar cuanto exponía; y, además, porque resulta  inviable llevar a cabo sus ideas.

Es lo mismo que le ocurre a Goytisolo, que entiende a Iglesias porque hablan el mismo idioma de la letras que comporta la herencia de la Hidalguía, y así también ha convencido Podemos a más de un ciudadano. Como se sabe, una cosa es predicar, y otra dar trigo. Pero hay gente, incluso notables de las Letras, que no lo sabrán nunca.