Buscar
14:26h. jueves, 27 de enero de 2022

Fácil es pedir Libertad sin “mojarse” a conseguirla

"Y es que no es baladí señalar que, La Prensa en estos benditos predios, no es que pueda calificarse precisamente de ser “Libre”, no si al menos, no paga el precio por serlo"

Decía José Martí que “La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio”, frase que, dicha hace tantos años puede resultar cuanto menos curioso que, aún hoy día pueda tener bastante vigencia, al menos en La Gomera.

Y es que no es baladí señalar que, La Prensa en estos benditos predios, no es que pueda calificarse precisamente de ser “Libre”, no si al menos, no paga el precio por serlo y que no es otro que el verse relegada al ostracismo, entre otras,  por quienes ven o pueden ver peligrar su “Status Quo”.

Sobra decir, ya que el asunto es mundial-mente conocido aunque nadie lo reconozca abiertamente que, determinadas asignaciones o “Publicidades Institucionales” con las que se “agasajan” a los medios de La Gomera, no son otra cosa que el cheque al silencio de determinadas cuestiones y la indicación tácita a obviar determinadas preguntas sobre determinados asuntos.
 
Claro que, mantener un Medio e intentar que el mismo sea al menos viable económicamente sin depender de esas asignaciones es cuanto menos una “entelequia”,  ya que en ello entra en juego el poco o más bien nulo apoyo del Tejido Empresarial Insular, ese mismo que desde su Asociación, no  duda en enviar notas y comunicados para que sus Eventos les sean publicitados, gratis claro. Apoyar a los Medios para que puedan seguir ahí, eso ya es “harina de otro costal”.

Pero no son los únicos, a esta costumbre de pretender beneficiarse del “todo incluido” en la Prensa gomera, Comisiones, Agrupaciones y Partidos Políticos no dudan en utilizarla a su antojo cada cual para “vender “ su historia a precio de “Saldo”, sin tener en cuenta que, los responsables de los Medios tengan que desembolsar de su “peculio”  muchas veces, lo necesario para seguir informando.

La triste realidad es que, a pesar de todo, de que los lectores saben de esas dificultades, algunos y no todos , también se suman al “juicio”  y a la “condena” por aquello de que en determinado momento, algún medio sea “díscolo” y trate la información como estime; aunque más triste es que esos mismos, demanden luego Prensa Libre. Curiosa contradicción, claro que, Libre si, mientras no contradiga nuestras convicciones o pensamientos, dirán.

En resumen, claro está que, cada cual en esto de Los Medios en La Gomera, intenta sobrevivir e intenta evitar etiquetas aunque no siempre se consiga; nosotros seguiremos pensando que, con todo y todo, la libertad de Prensa, lo mismo que todas las libertades, tendrá sus inconvenientes, tendrá sus peligros; pero con todos ellos es preferible a la tranquila placidez de claudicar al “yugo” del déspota. Aún sin apoyos, seguiremos ejerciéndola que para eso ya la pagamos, como decía José Martí.