Buscar
03:16h. lunes, 06 de diciembre de 2021

Soria Versus "Julito" Cruz

Por LaGomeraSeMueve.-En la última reunión de este grupo de amigos que componemos LaGomeraSeMueve, varios miembros iniciaron un debate tremendamente interesante a raíz de la aparición de nuestro “empleado-parlamentario” Julito Cruz (para nosotros, Don Julio Cruz, es su padre) en una emisora de radio criticando duramente las políticas de José Manuel Soria (Ministro de Industria y Turismo) y tratándolo poco menos que de traidor a la patria.

Y no es que ninguno de nosotros defendamos al “señor” Soria, todo lo contrario, ha sido,y tememos seguirá siendo, un cáncer, tanto para nuestras islas, como para el resto de España en las áreas de su responsabilidad: noticias como que Alemania invertirá este año en fotovoltáica más que España en toda su historia, deberían hacer que dimitiera sólo por vergüenza; la subida de las tasas aéreas, aún a sabiendas del grave perjuicio para el turismo (único motor económico) de su tierra; la enfermiza obsesión por sacar petróleo “cueste lo que cueste” desoyendo todos los riesgos medioambientales. Eso sí, sólo en Canarias, en Valencia no que se le enfada Rita Barberá;… y otros tantos disparates, todo ellos más encaminados a asegurarse un puesto de asesor en alguna gran compañía energética que al desarrollo sostenible de su país o al aumento del turismo en su tierra.
En nuestra opinión, el Señor Soria es un político nefasto, pero ¿y el señor Cruz? ¿Es mejor? ¿Tiene la capacidad moral para criticarlo? Analicemos un poco sus políticas comunes:

- Soria sube las tasas aeroportuarias. Y nuestro empleado-parlamentario, aquel que se quejaba amárgamente en los medios porque el Gobierno Canario no sacaba la subvención para la línea interior de La Gomera, ¿Qué ha hecho ahora que gobierna esa misma administración? NADA. Ya no hay quejas, ni notas de prensa, ni discursos en el Parlamento. Julito y sus socios han dejado morir la línea interior y, con ella, la movilidad para turistas y residentes. Sin embargo, se sigue subvencionando un aeropuerto con dos vuelos diarios que mueven un puñado de pasajeros. Ésto, claro está, dicho en comparación con el movimiento y los costes de la línea San Sebastián – Santiago – Valle Gran Rey supondría un escándalo en cualquier otra parte del mundo, menos aquí.

- Soria envía a Canarias (con base en La Gomera) un mini-hidroavión. En este punto, nos duele tener que darle el punto a Soria: es cierto que esperábamos otra cosa, y más cierto que la operatividad del aparato queda muy en entredicho por la orografía, el uso de agua salada (letal para cualquier vegetación) y, sobre todo, porque en el Aeropuerto de La Gomera no hay queroseno, imprescindible para que vuele, pero es que aquí en la Gomera seguimos esperando a que “Julito” alce la voz de una vez y EXIJA a su socio Paulino Rivero un helicóptero con base en la Gomera. De eso nada tampoco.

- Soria y el incendio de La Gomera. Todos recordamos al amigo ministro el día 6 de agosto (antes de la famosa bajada de nivel) recorriendo las zonas afectadas para hacerse la foto de rigor “plano en mano”. Aquí sin duda el punto va a ser para Julito. Cuatro fueron sus apariciones: la primera el día 12 de agosto, ya de madrugada, el señor Cruz al parecer deja sus vacaciones para hacer la ruta de la “línea interior” (qué curioso) con nuestro empleado-presidente Curbelo, apareciendo ambos como salvadores en SU navío blanco (según cuentan testigos presenciales, no quisieron bajar al muelle por si terminaban en el agua). La segunda fue en septiembre, en una reunión de la Mesa del Parlamento en el Cabildo donde básicamente no decidieron nada digno de mención. La siguiente fue el mismo mes, acompañando a los Príncipes, con la consiguiente foto de rigor; y la cuarta, el día 12 de septiembre de 2012, cuando vota en contra de que se investigue el incendio. Esto nos sirve para enlazar con el siguiente punto.

- Traición a su tierra. No hay acto más cobarde ni actitud más despreciable que traicionar a la tierra que te vio nacer y a los vecinos que te entregaron su confianza. Ésto es algo que conocen bien ambos personajes. Dos políticos que, desde sus atalayas de poder, tienen la capacidad de mejorar la vida de sus paisanos y no lo hacen. Todo lo contrario: Soria, con sus tasas y sus políticas ambientales, reduce el poco suministro que llega a estas islas, pero lo de Julio se lleva la palma; votar en contra de que se investigue lo que pasó en un incendio que arrasó el 10 % de la isla y el 25 % del parque nacional, es algo que no tiene nombre ni explicación más allá de la propia desnaturalización de alguien que ha dejado de amar su tierra. Si uno fuera mal pensado podría decir que tiene algo que esconder o miedo a que se sepa algo.

En resumen y viendo el andar de las perritas, no sabríamos decir quién es peor de los dos, pero el hecho de que nuestro empleado-parlamentario diga según qué cosas, trae a la mente un dicho local que todas las madres canarias y gomeras han dicho alguna vez: LE DIJO LA OLLA AL CALDERO: NO ME TIZNES COMPAÑERO.
 

LaGomeraSeMueve