Buscar
00:52h. jueves, 26 de noviembre de 2020
¿Acaso estas personas no existen? ¿Por qué siempre son los grandes olvidados? ¿Son hijos de un dios menor?

En mi cita quincenal con los lectores de Gomera Actualidad hoy tengo que decir que estoy muy cabreada, la razón la dejo aquí.

Con el comienzo del curso escolar leo y escucho el malestar y la preocupación de los padres y madres ante los temidos contagios que se pueden dar cuando comiencen las clases tanto en los colegios ordinarios, concertados o privados. Es lógico el temor ante el Covid-19 por las nefastas consecuencias que acarrea y los efectos colaterales que conlleva..."Alumnos contagiados, lo llevan para casa y allí están abuelos o personas con patologías crónicas que lo pueden pillar"

También leo y escucho a padres y madres que tienen hijos NEE (Necesidades Educativas Especiales) y ven que les faltan recursos y apoyos PT (Pedagogía Terapéutica) y como es lógico están muy enfadados, no es para menos. Si antes del Covid-19 las cosas no iban bien ahora mucho peor.
Pero nadie tiene en cuenta a las personas adultas con distintas capacidades que acuden a Centros Ocupacionales (CAIS)

¿Acaso estas personas no existen?
¿Por qué siempre son los grandes olvidados?
¿Son hijos de un dios menor?
¿Acaso estos centros educativos y ocupacionales especiales no merecen la mención de nadie?

Vamos a ver, ellos se han quedado sin terapias, sin socializar, sin sus rutinas tan necesarias y sin lugar a dudas esto les va a pasar factura a ellos y a sus madres, (salvo excepciones son las principales cuidadoras) esto me lleva a hacerme la siguiente pregunta... ¿Si los padres fueran principales cuidadores cambiarían las cosas?

Igual hasta tenían días de descanso porque el cuidado de personas dependientes agota mucho, pero mientras el peso caiga sobre las mujeres todo vale..."Ellas son guerreras y pueden con todo"... Mejor no sigo, porque se abriría un melón enorme, tan solo decir que las mujeres nunca nos jubilamos, la jubilación nuestra nos llegará el día que estemos metidas en una caja de pino, porque para nosotras no hay respiro que valga, los hombres se jubilan y se dedican a sus hobbies, ¡Ellos se merecen la jubilación tras muchos años trabajando claro que sí!

Pero las mujeres es igual que estemos estresadas, agobiadas, con taquicardias, agotadas y si ven que gritas (por no ponerse a repartir mamporros) con decir que estamos histéricas lo arreglan todo, en fin...
Me gustaría a mí ver a estas personas en nuestra piel aunque solo fuera una semana, seguro que les da una depresión que flipas.

Retomando el hilo, los adultos con distintas capacidades llevan siempre las de perder en todo; los alumnos de colegios ordinarios pueden tener clases online, cosa impensable para los usuarios de centros ocupacionales.
Otro tema que parece no tenerse en cuenta es como van a controlar las distancias, el uso de las mascarillas etc.

Es muy necesario que en cada centro haya personal de enfermería cosa que hasta el momento ni hay ni se le espera.
Tendrán que aumentar la plantilla de educadores y cuidadores porque si no ¿cómo controlan a los usuarios? los hay que no soportan las mascarillas y a ver cómo se hace ¿tenerlos separados de los demás o cómo va ser la cosa?

Otro tema es el respiro familiar, antes del Covid-19 había respiro de fin de semana para aliviar a las familias un poco, pero desde el mes de marzo esa opción se ha volatilizado.
Ahora que es cuando más se necesita nadie se da por aludido...en fin cada uno se tiene que arreglar como puede.

Señores políticos, los padres y madres de adultos ya tienen una edad respetable y estamos llevando los cuidados de nuestros hijos como podemos, desde marzo están al cuidado de sus padres y ocurre que hay familias donde hay más de una persona dependiente, hay casos de madres que duermen tres horas o menos porque el reloj biológico de sus hijos no coincide con el de sus madres, pero ellas tienen que estar las veinticuatro horas al pie del cañón.

No todos los casos son iguales los hay que duermen toda la noche o al menos seis horas, pero las que duermen menos somos las madres, porque no paramos de darle vueltas a la cabeza pensando en el incierto futuro de nuestros hijos y ahora con el Covid-19 mucho más.

Nos preocupa que en el caso que nuestros hijos se contagien o nosotros mismos ¿cómo va ser el procedimiento a seguir?
¿Nos aíslan a todos juntos o nos van a separar?
Si somos los padres los contagiados ¿quién se va hacer cargo de ellos?

Viendo los casos que se ven en las residencias donde tienen a personas mayores aisladas, atadas a una silla y dejándoles la comida para que ellos se las arreglen como puedan...Es para no dormir en toda la noche pensando que eso mismo les va a suceder a ellos...
Decía Gandhi "La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que se trata a sus animales"
Estoy totalmente de acuerdo, pero hay que añadir " Y a las personas vulnerables, niños, personas mayores sean o no dependientes"

Mientras sus derechos no sean respetados y sus necesidades no estén cubiertas (ahora más que nunca) no podemos presumir de nada.
Señores políticos: espero que den la talla, den respuestas a nuestras demandas y así presumimos todos.