Buscar
13:56h. domingo, 17 de octubre de 2021

El desmesurado abuso de los contratos temporales

Pobres con empleo precario y de pobreza, leemos en titulares.

La pobreza severa se ha disparado en este periodo maldito de crisis,du-plicándose en el periodo 2009-2014,estando actualmente en un 8,5 la población más desfavorecida.

La consecuencia según los expertos, la deflación económica capitalista, en la que  nuestro Archipiélago destaca a manera  plaga.Los ingresos de las familias isleñas han retrocedido a niveles situados en 2004; lo que ha incidido de manera alarmante en las desigualdades sociales. La reducción generalizada de los salarios y la irrupción descarada y galopante de los contratos temporales… precario y basura, conforman toda esa pobreza donde el trabajo digno y de futuro, solo cuenta para las estadísticas y  engañifa en esos discursos de brindis al Sol.

A la disminución en los ingresos salario pírrico e indecente en esos contratos temporales, paralelamente y por que no da para más, la merma en la renta de trabajo se ha ido elevando a niveles de endeudamiento familiar caótico.

La proclama y difusión eufemista que este Gobierno viene haciendo respecto a la creación de cuantiosos puestos  trabajo dignos e indefinidos, es todo entelequia; todo manipulación.

Las trabajadores sociales apuntan como fenómeno registrado,el que esos contratos que proliferan y conocidos como “los mini jobs”;lo que es lo mismo, contratos de unas horas con condiciones precarias, mas que otra cosa, de trabajadores pobres en activo disfrazados de temporalidad;sin que puedan estos ni de coña, aspirar obviamente a independizarse de sus padres..,sin esperaza alguna de mejora y bienestar.

Lo cierto es, que con la nueva Reforma Laboral del PP,quienes se han puesto las botas y han disparado sus beneficios, son los empresarios facilitándoles el despido a precio de saldo y permitiéndoles contratar de manera basura y “humillante”.Toda una esclavitud consentida y permitída por un Gobierno insensible e indiferente.

Donde entonces el discurrir laboral que garantice el derecho al trabajo digno recogido en nuestra Constitución?Se han cargado los derechos de los trabajadores,donde ni la dictadura franquistas con sumo poder para hacer y deshacer, llegó a semejante “degüello”.

La mayoría absoluta en esos bancos azules de San Jerónimo,no les da derecho a seguir “maltratando”a una ciudadanía harta de un presente siniestro y avasallador.  No pueden entenderlo. Su estatus de vida y privilegio nos le deja en arboleda ver el mente. Un monte enorme de penas y tragedias. Las urnas pronto hablaran…. Porque así no podemos seguir.