Buscar
19:17h. jueves, 02 de julio de 2020

¡Ay! qué bonito es mirar/ desde el lugar donde vivo/ y verle la barba blanca/ al viejo Teide querido.

Mis Coplas

Hermosos amaneceres

se ven desde mi ventana,

con el viejo Teide en frente

y la Atalaya, a mi espalda.

img_mantigone_20190719-095817_imagenes_lv_terceros_istock-968863146_4_6_3584515571-kKMI--656x475@LaVanguardia-Web

 

Cuando miraba tu cara

y me decías ¡¡te quiero!!,

me traspasaban el alma

tus ojitos azul cielo…

 

Dos pajarillos cantores

anidan  mi naranjero,

y al ver sus bellos colores

mi alma, vuela tras ellos.

 

En mis brazos te arrullaba

como un capullo a una flor,

mientras cantaba una nana

que iba cubierta de amor.

 

Cuando  cantas una copla

y la voz se te atraganta,

estás sacando el dolor

que atenaza tu garganta.

 

Ocho rosas amarillas,

alegres, miran al mar

y, les cantan seguidillas

para que vuelva a bailar…

 

¡Ay! qué bonito es mirar

desde el lugar donde vivo

y verle la barba blanca

al viejo Teide querido.

 

Aún no me quiero morir,

pero si la muerte llega,

que me lleve de repente

sin que mis ojos la vean.

Marisol Hernández Esquivel