Buscar
19:59h. jueves, 02 de julio de 2020

Al levantar la cabeza, y ver al Teide nevado, el canario ilusionado, disfruta de su belleza...

Teide Nevado

Al levantar la cabeza
y ver al Teide nevado
el canario ilusionado,
disfruta de su belleza
y sueña, estar a su lado
para tocar con sus manos
toda la naturaleza
que acumula su legado…

Esta Isla tinerfeña
cuida muy bien sus senderos
para que suba el turista
y se cumplan sus deseos,
de llegar hasta  sus pies
y disfrutar de las vistas
que tiene para ofrecer
esta hermosa reliquia,
orgullo de nuestras Islas
que también son un vergel
donde se ven maravillas.

Su corazón de volcán
a veces sufre de celos,
al oír tanto, “te quiero”,
de almas enamoradas
que recorren sus paseos,
con manos entrelazadas
y sueños para el recuerdo
que se llevan en el alma…

Cuando el viento remueve
su belleza singular,
le manda copos de nieve
y lo logra apaciguar,
para que nunca se lleve
ese remanso de paz.
Con nieve, como sin nieve,
siempre logra enamorar
a quién quiera disfrutar,
de su bonito relieve
tan variado y peculiar.

Este portador de sueños
es mensajero de España
pero ha tenido el honor,
de nacer aquí, en Canarias
para darle más valor
a esta tierra extraordinaria.
Marisol Hernández Esquivel