Buscar
09:35h. lunes, 17 de enero de 2022

Contradicciones sociales

Ayer leía esta frase: "Tanto la persona como la sociedad de la que forma parte están haciéndose, no están completas".

Y pensé quizás sea este el por qué de este  debate mental que me acompaña desde hace unos días y al que no encuentro salida.

Lo comento:

Participaba del encuentro, como tantos otros, desde fuera y desde dentro. Desde dentro y desde fuera.
Ella encabezaba la manifestación y sostenía una pancarta en la que podía leerse "Bienvenidos Refugiados". Estaba totalmente implicada. La miré. Nuestras miradas se cruzaron. Sus ojos parecían rotos, agrietados y alguna lágrima brotó de ellos.

No pude evitar sentirme sorprendida. Se apoderó de mi una extraña sensación -o no tan extraña-. Percibí notablemente la dicotomía que supuso para mi cerebro la presencia de ella, allí...

Se trataba de una auténtica contradicción. ¿Cómo podía hacer acto de presencia? ¿Qué parte de su ser la impulsaba? ¿Cómo se lo explica a ella misma?

No es el hecho de que participara en la manifestación, tampoco el que la encabezara o sostuviese la pancarta, no...

El hecho, mi sorpresa, la contradicción venía por otra manifestación a la que también había asistido, encabezándola, unos meses antes.

En aquella pancarta podía leerse:
"Local para sintechos en mi calle no"

Y vuelvo a recordar aquella frase del principio:
"Tanto la persona como la sociedad de la que forma parte están haciéndose, no están completas"

Y continuo pensando, intentando encontrar una respuesta a mis "por qué" de lo uno y de lo otro...