Buscar
miércoles, 17 de abril de 2024 07:56h.

ANTE LAS IRREGULARIDADES DETECTADAS EN LAS CONTRATACIONES DE LA EMPRESA PúBLICA GESTIóN DEL MEDIO RURAL EN LA PALMA,

El PP exige al consejero de Agricultura que tome medidas en el Caso Marín o se marche

Pulido: “La pasividad ante las contrataciones irregulares de GMR en La Palma nos permite hablar ya del Caso Hernández Gómez”

La diputada autonómica del Partido Popular, María Teresa Pulido
La diputada autonómica del Partido Popular, María Teresa Pulido

La diputada autonómica del Partido Popular, María Teresa Pulido, exigió hoy al consejero de Agricultura del Gobierno de Canarias que tome medidas urgentes ante las irregularidades detectadas en las contrataciones de la empresa pública Gestión del Medio Rural en La Palma, “o que se marche cuanto antes, porque la falta de ceses y la pasividad demostrada nos permite hablar ya de un Caso Hernández Gómez”.
 
“Todos sabemos que el hasta ahora llamado Caso Marín está en los juzgados y respetamos escrupulosamente el procedimiento judicial y creemos en el buen hacer de Fiscalía, pero no podemos permanecer callados ante el cúmulo de irregularidades e incongruencias que se han detectado en la gestión del actual consejero de Agricultura, Juan Ramón Hernández Gómez”, manifestó.
 
“Cómo es posible que el consejero pretenda hacernos creer que es el último en enterarse de que esta empresa pública que él preside, haya podido pagar por anticipado a un ex alcalde y compañero de partido en La Palma, por unas funciones de control ganadero en explotaciones de la isla que todo parece indicar que nunca se hicieron, y encima  no se haya producido ni un cese”, dijo Pulido.
 
Ante el Pleno del Parlamento de Canarias, la parlamentaria del PP pidió que aclare “a quién protege” y “por qué no cesa al responsable de este despropósito”, pues “aunque quiera hacer ver lo contrario, como consejero regional de Agricultura es también presidente de la empresa pública Gestión del Medio Rural de Canarias, y al margen de la investigación, aún no se ha aclarado absolutamente nada”.
 
“No se ha explicado por qué fueron enviadas por correo ordinario las invitaciones a otros veterinarios aparte del señor Marín, ni de quién son las firmas que estos profesionales no reconocen como suyas, ni cómo es posible que un trabajo por el que se pagaron 40.000 euros en plazo de un año, arroje como resultado tan solo cinco folios”, concluyó.