Buscar
martes, 16 de abril de 2024 19:04h.

Curbelo insiste en la importancia de esta medida como fórmula de cooperación con las familias

El Cabildo aprueba una ordenanza para el préstamo de ayudas técnicas y material a personas dependientes

La Institución insular pretende así mejorar la canalización de las solicitudes recibidas ante su incremento, garantizando la correcta prestación del servicio que actualmente beneficia a más de un centenar de personas en la isla 
Casimiro Curbelo en un acto en San Sebastián de La Gomera

El Cabildo de La Gomera ha aprobado la ordenanza que regula el servicio de préstamo de material y ayuda técnica para personas dependientes de la isla. Una vía de cooperación promovida desde la Corporación insular para dar respuesta a las necesidades de personas en esta situación y con dificultades para el desarrollo de las actividades básicas de la vida diaria. 


El presidente, Casimiro Curbelo, detalló que este documento que fija las pautas de funcionamiento del servicio pretende canalizar el incremento paulatino de peticionarios y la calidad en cuanto a la prestación del servicio. De esta forma, se determinan los procedimientos a seguir para solicitarlo, así como el periodo de duración del préstamo y los requisitos que deben cumplir los usuarios solicitantes. 


Precisó que actualmente más de un centenar de personas dependientes disponen en sus hogares de material o ayudas técnicas en situación de préstamo, tales como grúas de bipedestación, camas articuladas, sillas para baño, andadores y accesorios de cama. “Ahora lo que pretendemos es dimensionar las actuales fórmulas de cooperación, para reducir los gastos a los que se enfrentan las familias y apoyarles desde el Cabildo en los cuidados, que requieran de forma puntual”, subrayó. 


Tras la aprobación en Consejo de Gobierno, se ha determinado que la duración de los préstamos se realizará por un periodo de cinco años, prorrogables anualmente, siempre y cuando se constate la situación de necesidad. Además, los solicitantes deben estar empadronados en la isla con un periodo de antigüedad mínima de seis meses, y tener reconocida la situación de dependencia o que haya iniciado los trámites para la misma, junto a otros parámetros que serán valorados por el departamento de Servicios Sociales del Cabildo. 


La consejera de Políticas Sociales, Rosa Elena García, apuntó que durante los últimos años se ha constatado un aumento en la demanda de estos servicios, fruto del incremento de la esperanza de vida y, por tanto, el crecimiento de personas con algún tipo de dependencia en el territorio insular. “De ahí que apoyemos las tareas que realizan familiares o cuidadores en los hogares de estas personas”, dijo.