Buscar
martes, 18 de junio de 2024 09:31h.

Clemente y Medina presentan alegación a la tasa de elevación de agua

Aseguran que la aprobación de la Ordenanza Fiscal Reguladora de la tasa de elevación de agua a los depósitos de cabecera se debería considerar nula de pleno derecho al estar realizada sobre un informe técnico económico “fotocopiado” que presenta irregularidades

Explican que uno de los argumentos utilizados para solicitar la nulidad de dicha tasa se basa en diversos “errores” detectados en el informe técnico-económico final que acompaña a dicha tasa.

Revelan que el “informe original” en el apartado “Coste de mantenimiento y reposición de infraestructura”, contempla 96.588,20 euros, para costes derivados del mantenimiento, acondicionamiento, reparación y reposición de los elementos que componen el sistema de captación y distribución, cantidad que debe ser cubierta por los usuarios del servicio de acuerdo con la filosofía de la DMA.

Se da la circunstancia de que el mencionado informe elaborado por un técnico externo del Consejo Insular de Aguas, justificando la aplicación de una tasa de o,36 euros m3 y “defendido” con uñas y dientes por el presidente del Consejo Insular, Casimiro Curbelo, sirvió para aprobar, en julio de 2012 la indicada tasa.


Pero como de costumbre, el presidente del Cabildo de la Gomera y también del Consejo Insular de Aguas, incumple, lo aprobado en el plenario de julio y "donde dije digo, digo diego" y agarrándose a un “segundo informe, fotocopia del primero”, pero que omite los 96.588,20 euros, logra que el plenario, cinco meses después, apruebe una nueva tasa de 0,25 euros.
Además, Clemente y Medina, subrayan que la Directiva Marco europea, establece que se debe repercutir en el usuario final, todos los costes derivados de la extracción y distribución del agua, en este caso, hasta los depósitos de cabecera.


“Nos hubiera gustado no tener que plantear alegaciones”, pero ante la “chapuza de estudio económico” y las muchas irregularidades encontradas en el informe económico, tales como coste de personal y costes eléctricos, entre otras anomalías, entendemos que cabe la posibilidad de que el importe de la tasa sea mucho menor de 0,25 euros.
Por todo ello, solicitamos la retirada de la tasa y que se proceda a realizar un informe técnico económico, “creíble y no dirigido” por el presidente, insisten Solveida Clemente y Pedro Medina, pues en estos momentos de crisis no se puede a la ligera grabar más a la ya de por si debilitada economía familiar.