Buscar
sábado, 13 de abril de 2024 00:01h.

El PSOE muestra su preocupación por el descontrol turístico en los espacios protegidos de Valle Gran Rey

El grupo insular socialista solicita que se tomen las medidas necesarias para evitar un turismo descontrolado en Playa del Inglés y Charco del Conde
José María Morales Consejero del PSOE en el Cabildo Insular de la Gomera

El Grupo Insular del PSOE del Cabildo de La Gomera preguntó en la última sesión plenaria de la institución insular por la situación de desorden que se vive con cierto sector turístico en el municipio de Valle Gran Rey, en concreto por la presencia y estancia de caravanas y personas que se han instalado a modo de vivienda en espacios protegidos como Playa del Inglés y el Charco del Conde.

El Partido Socialista señala que en los últimos tiempos se ha intensificado un modelo de turismo que en buena manera no respeta las normas básicas de convivencia,  “y por ello han proliferado las quejas de los vecinos y vecinas y del resto de visitantes por una situación que crea también cierta inseguridad y que genera una imagen que no va acorde con la propia esencia de estos espacios protegidos”.

El PSOE destaca que desde hace tiempo viene solicitando al Grupo de Gobierno que lidere un programa de cooperación municipal para que haya un espacio donde se regule con mayor claridad el uso de caravanas y otras realidades turísticas para evitar que la Isla entre en un modelo de descontrol que termine por convertirse en una realidad altamente perjudicial: “De hecho, lo que está ocurriendo en Valle Gran Rey actualmente ya genera importantes perjuicios. El PSOE ya presentó para los presupuestos de 2023 una enmienda, que fue rechaza por ASG, para poner en marcha la creación de un espacio donde las caravanas pudieran tener una mejor convivencia sin incurrir en irregularidades”.

En este sentido, el Partido Socialista insta al Cabildo y al propio Ayuntamiento de Valle Gran Rey a estrechar los lazos de colaboración y a tomar las medidas necesarias, entre ellas más presencia policial y un refuerzo del régimen sancionador, para recuperar la normalidad en Playa de Inglés y Charco del Conde y que toda actividad turística se lleve a cabo bajo las normas urbanísticas necesarias y bajo el absoluto respeto al medio ambiente y la convivencia entre los y las visitantes y las personas residentes.