Buscar
domingo, 25 de febrero de 2024 19:17h.

Tic-tac, tic-tac...

 "Los líderes de Podemos ya vienen con la experiencia adquirida en unas corrupciones llevadas a cabo antes de la formación de su Partido y de que entraran en política".

Domingo, 1 de febrero. Programa de tertulia en un canal de televisión. Un interviniente comentó la similitud de Pablo Iglesias (Podemos) con Hitler; el dictador sentía odio por los judíos, mientras que los líderes de Podemos sienten odio por la casta política que no sea la de ellos, y pretenden una depuración como sea, pues se presentan como poseedores de la verdad única; para ellos, el resto de los políticos están equivocados.

Las cámaras captan siempre en primer plano cómo se ríen y desprecian a cualquier interlocutor mientras expone sus argumentos contra ellos; niegan con la cabeza y dejan patente su soberbia y prepotencia, en ocasiones, con cara de odio. En el mencionado programa, fue purgado en directo por Podemos, de forma cobarde y traidora, el candidato por Cataluña Enric Martínez, presente en el debate, por el sólo hecho de haber asistido a una televisión proscrita por Podemos Ese es el respeto que tiene su líder por la libertad de expresión.

Fue el propio presentador quien le dio la noticia a Enric, quien había hecho una defensa exhaustiva de su Agrupación. Al conocer su depuración, hizo algunas críticas contra sus líderes; a eso se llama ver la luz. Luz que deberían ver sus votantes, pero no se debe culpar a ellos, pues se han unido a Podemos desde la desesperanza y el hastío, aunque deben recordar ahora que todo es susceptible de empeorar.

Frente a esa similitud con el pasado, existe, al mismo tiempo, una notable diferencia con los gobernantes y políticos del presente; muchos de éstos se han corrompido una vez dentro de la política, pero los líderes de Podemos ya vienen con la experiencia adquirida en unas corrupciones llevadas a cabo antes de la formación de su Partido y de que entraran en política.

No les digo lo que serán capaces de hacer cuando toquen el Poder con sus propias manos, dada la experiencia que traen por su falta de ética, de moral, y buenas costumbres; para empezar, intentarán un enfrentamiento fraticida entre españoles que ya creímos superado y aprendida su lección.

Nacionalizarán todos los medios de comunicación. Nos han enseñado también las banderas republicanas en la última manifestación del 31 de enero. Quien sabe hasta dónde llegarán; el reloj de la mente vengativa de Pablo Iglesias marca con ritmo de odio y amenaza el poco tiempo que queda para continuar con las depuraciones; tic tac, tic tac, tic tac…