Buscar
lunes, 27 de mayo de 2024 00:00h.

El Autismo Severo no verbal

GELI PARA OPINION
Ese TEA que por muchas oportunidades que le des, no ocurren cosas maravillosas.

En mi cita quincenal con los lectores de Gomera Actualidad hoy el tema va sobre el  TEA y especialmente para ese TEA más invisible, el autismo severo no verbal.
Ese TEA que por muchas oportunidades que le des, no ocurren cosas maravillosas.

Hace tiempo que una madre creó  la siguiente coletilla “Si al autismo le das una oportunidad ocurren cosas maravillosas” 
Seamos serios, ¿de verdad, alguien puede creer que esto tiene credibilidad?  Seguramente será creíble para las que viven en el mundo de Yupi.

Que les pregunten a las madres y padres que viven la realidad de ese autismo severo no verbal y de paso que les den la receta mágica para que todos tengan la oportunidad de vivir cosas maravillosas, y ya puestos que lleven a esos chicos y chicas a las instituciones para darles visibilidad.

Hace poco leí en las redes algo que me hizo pensar que no todos vemos el TEA de la misma manera, es lógico que así sea porque cada uno habla de la feria según le ha ido en ella, pero así y todo no me entra en la cabeza esa felicidad y positivismo ficticio. 
Una madre decía: “Hay que ser positiva y no amargarse por tener un hijo/a con autismo, para mi es lo que mejor que me ha pasado en la vida,  soy muy feliz y quien diga lo contrario es que no acepta ni quiere a su hijo/a”

Bueno cada uno es muy libre de decir lo que siente, pero cuando lo hace en las redes también tiene que aceptar que cada madre de su opinión. 

Yo le contesté que para nada estaba de acuerdo, porque el autismo no puedo decir que es lo mejor que me ha pasado en la vida; lo mejor de mi vida es mi hijo al que quiero con locura pero al autismo que le acompaña lo aborrezco. La razón es muy sencilla, su autismo le ha chafado la vida, le ha quitado la posibilidad de vivirla plenamente; tener un trabajo, tener pareja, tener amigos, le ha quitado la decisión de optar tener hijos, y lo peor de todo, ser una persona dependiente toda su vida, y viendo la falta de humanidad y de empatía la verdad que no se me ocurre decir que el autismo de mi hijo me hace feliz. Él si me hace feliz pero por desgracia el día que su padre y yo faltemos para él se le habrá acabado todo su bienestar, y eso es lo que me aterroriza, su incierto futuro. Ser positiva no quiere decir que no sea realista.

 Por eso cuando leo estas sandeces y otras como:
Son una bendición, son ángeles, son seres de luz…Por favor, vuelvan a la realidad y despierten de ese sueño bobalicón. Ni ángeles, ni bendiciones ni seres de luz.  Son personas cuyos derechos brillan por su ausencia, en teoría los tienen, pero llevarlos a la práctica…es harina de otro costal.

Por eso cuando hay madres y padres que viven el autismo más duro y menos agradable de ver, (porque la realidad más cruda a las que viven en las nubes no les gusta que se muestre), es para que vean que al autismo severo no verbal no le ocurren cosas maravillosas por mucho que sus padres lo intenten, y, sí, quieren a sus hijos con locura, pero necesitan ayudas, recursos y terapias que dependiendo del poder adquisitivo de cada familia las pueden pagar o no.
A raíz de ese comentario bajo mi punto de vista desafortunado, leí otro comentario de otra madre dando su punto de vista al respecto:

"No puedo decir que el nacimiento de mi hija es lo mejor que me ha pasado en la vida, porqué para mí es un sufrimiento ver su frustración cuando no la entienden, y se golpea.

No puedo pensar que es lo mejor que me ha pasado en la vida, viendo la incomprensión que recibe a su alrededor.
 No, no puedo, cuando  veo como ha perdido la visión de un ojo por haber estado con un exceso de medicación para hacerle más cómoda la tarea a quienes deben cuidar de ella. 
No, no puedo decir que es lo mejor que me ha pasado porqué me duele en el alma pensar que  será de ella, el día que yo no esté. 
No, no puedo viendo este mundo tan hipócrita que no la acepta. 
No, no puedo porqué ha sido lo más doloroso que me ha pasado  en la vida, no por mí, es por ella y el amor que le tengo".

Esta es la cruda realidad de las personas con autismo severo no verbal.
Señores políticos tomen nota, las elecciones están a la vuelta de la esquina y estas personas necesitan ayuda, tanto sus padres como ellas.

Si el bienestar de las personas vulnerables  no figura como tema prioritario en sus agendas (ningún partido sea cual sea su color, lo llevan en sus programas electorales) ¿a qué estamos jugando?
Las palabras las lleva el viento, los hechos son los que cuentan.