Buscar
martes, 16 de abril de 2024 19:04h.

"Hay discapacidades VIP y discapacidades molestas e invisibles"

GELI PARA OPINION
El día 3 de diciembre se celebró el día de la discapacidad, aunque la discapacidad la vivimos los 365 días al año, ese día es el elegido para dar visibilidad.
Visibilidad que no es para todos por igual, como decía al principio, hay discapacidades VIP y luego están las otras, las que nadie tiene en cuenta.

En mi cita quincenal con los lectores de Gomera Actualidad hoy el tema va del clasismo que campa a sus anchas entre las personas con DC.
Parece mentira pero es una realidad palpable y evidente que en el “mundo” de la discapacidad hay discapacitados VIP y discapacitados molestos e invisibles; como suelo decir, los hijos de un dios menor. 

Bajo mi punto de vista los VIP son esas personas con autismo de alto funcionamiento que a pesar de su condición y lo que esto conlleva, pueden desempeñar una profesión, tener una vida más o menos plena (me refiero a lo que los neurotípicos consideramos comportamientos estándar) pero considero que ellos serían los que mejor pueden decir lo que sienten, como lo sienten, lo que echan en falta y lo que les molesta de los que tenemos comportamientos típicos. Estas personas son los mejores portavoces de su sentir, y no hay que negarles el derecho a expresarse ni que nadie sea su portavoz. Ellos están capacitados para hacerlo.

En este apartado también están los discapacitados físicos, porque salvo excepciones, su discapacidad física no les impide trabajar, salir con amigos, crear una familia si ese es su deseo, porque a diferencia de los discapacitados psíquicos, su cabeza y capacidad de raciocinio están intactos. Lo que necesitan es tener accesibilidad (con la eliminación de cualquier barrera arquitectónica) a cualquier lugar que deseen ir, museos, cines, teatro etc. 

Los VIP son los privilegiados, y muchas ellos mismos piensan que están por encima de los demás  y puede que así sea...por algo que también comentaré.

Pero ahora me voy a centrar en los invisibles, los autistas severos no verbales y en los discapacitados intelectuales, tengan o no autismo. Para ellos todo son dificultades trabas, incomprensión e estigmatización.
Me estoy haciendo muchas preguntas respecto a este tema, y las contestaciones que yo misma me doy no me gustan lo más mínimo, no creo equivocarme a tenor de lo que observo a mi alrededor:

Personas con discapacidad que viven en residencias y cuando necesitan ir al centro de salud en vez de ir como vamos todos, a ellas va a visitarles el medico a la residencia… ¿Acaso no quieren mostrar a estas personas? 
Todos vamos al médico por nuestro propio pie, salvo cuando no se pude ir por encontrarse uno tan mal que es cuando el médico te viene a ver a casa.
Tal vez les incomoda su comportamiento… algunas no aguantan las esperas; si en los centros de salud y en los hospitales hubiera un protocolo para quienes no saben gestionar las esperas otro gallo cantaría.

Otra cuestión medica que está en el limbo…Por qué será que a los adultos con discapacidad no les citan para hacer controles rutinarios en estas ramas de la medicina:
Ginecología, urología, oftalmología etc. Tal vez porque consideran que como la mayoría no colaboran prefieren ignorarles y no perder el tiempo en ellos, o porque como dijo un médico a la madre de una chica con discapacidad, “Para nada necesita que la vean en ginecología al no mantener relaciones sexuales” 
¿Acaso eso les libra de padecer enfermedades como un cáncer o cualquier otra patología?   

Otro tema vergonzoso es que a las personas con discapacidad que viven en residencias las dopan con pastillas para que no “molesten” a consecuencia de esos dopajes sufren caídas, a consecuencia de estas hay casos en los que han tenido que ser intervenidas con consecuencias que les ha cambiado la vida, tanto a la persona que lo ha sufrido como a sus padres que tienen  que luchar contra el corporativismo  de los médicos que no se quieren mojar; sin tener en cuenta ni la justicia ni las implicaciones o perjuicios que están causando a terceros. 

Si esto ocurre viviendo los padres…los que no tienen a nadie en el mundo que luche por ellos, ya una se puede imaginar lo que les puede ocurrir. 
Las personas que no pueden comunicar por ser no verbal es como una película de terror con un final horroroso.
Los culpables de todo esto no son los padres, como algunos profesionales dicen cuando estos piden explicaciones, (como dando a entender que primero les dejan allí y después se quejan por todo)

Los culpables de lo que ocurre en las residencias la tienen quienes no hacen inspecciones en las mismas, quienes no incorporan personal para atender e los residentes, quienes trabajando con personas vulnerables les tratan como apestados etc.
Esto se acabaría de un plumazo si la gestión fuera pública y no estuvieran detrás los carroñeros cuya única preocupación es llenarse los bolsillos a costa de las personas con discapacidad.

El día 3 de diciembre se celebró el día de la discapacidad, aunque la discapacidad la vivimos los 365 días al año, ese día es el elegido para dar visibilidad.
Visibilidad que no es para todos por igual, como decía al principio, hay discapacidades VIP y luego están las otras, las que nadie tiene en cuenta.

Sin ánimo de ofender a nadie voy a dejar mi sentir al respecto. Dejando claro que por reclamar lo que considero justo no voy en contra de nadie que tenga discapacidad física.
Como no sé cómo se gestiona en otras CCAA (Comunidades Autónomas) Voy a escribir de Asturias, concretamente de Corvera que es donde vivo.
《Corvera de Asturias es un concejo del Principado de Asturias, comunidad autónoma del norte de España, se encuentra situado entre Gijón y Avilés y pertenece a la comarca de Avilés en cuanto a servicios públicos se refiere》   

Pienso sin temor a equivocarme que Corvera es el municipio donde la accesibilidad sin barreras arquitectónicas es otra de  su seña de identidad.
El alcalde de Corvera demuestra con hechos lo que en otros concejos se queda solo en palabras. Su cercanía a los vecinos y a los requerimientos que los mismos hacen, son de sobra conocidos, y él siempre cumple si los requerimientos entra en sus competencias.

Para suprimir barreras y hacer de Corvera un lugar asequible para todos, cuenta siempre con DIFAC (Asociación de Discapacitados Físicos de Avilés y Comarca) 
Y aquí viene mi queja, o mi requerimiento:
¿Por qué para los discapacitados intelectuales no hay nada de nada?

Ellos no son merecedores de tenerles en cuenta cuando en Corvera se hace tantas actividades para niños, adolescentes, discapacitados físicos… 
Ellos, los discapacitados intelectuales no aparecen en ninguna agenda de actividades por ningún lado.

Se pueden hacer muchas cosas, y no digo que se haga un grupo de personas con discapacidad para salir; porque eso es hacer un gueto donde siempre están los mismos. Como claro ejemplo esta la Cruz Roja o cualquier asociación que los llevan de excursión de vacaciones etc. pero no dejan de ser un grupo invisible dentro de una sociedad que los mira pero no los ve.

Lo que a mí me gustaría y pienso que a otros padres también, es que estas personas tuvieran actividades, pero con los demás ¿por qué tratamos de integrarlos con los llamados “normales” y no se hace al revés, que los neurotípicos se integren con ellos?
También falta información, en los colegios debería existir una asignatura donde aprendieran a aceptar a los que no siguen el modelo estándar, los niños son como esponjas y aprenden enseguida, ellos no rechazan a nadie si antes no lo vieron hacer a sus mayores. 

La verdad que el día de la discapacidad al menos aquí en Corvera, solo estuvieron representados los discapacitados físicos, los otros siguen siendo los invisibles para todo.
En esto como en toda la unión hace la fuerza…

O todos o ninguno, no hay día D3 si solamente se muestra una realidad, hay otras realidades que nunca tienen representación pero no por eso dejan de existir.
El D3 pasado, los discapacitados fisicos tuvieron la oportunidad de reivindicar lo que ellos necesitan, ese día en Corvera todo giró en torno a ellos  y me parece muy bien, pero eché en falta que algun discapacitado intelectual tuviera su sitio en el escenario para reivindicar sus necesidades.

Los discapacitados fisicos reivindican siempre eliminar las barreras arquitectónicas. 
Yo aprovechando mi columna quincenal también reivindico que se eliminen las barreras mentales.
Estas hacen mucho  daño a quienes las sufren, precisamente por que no se ven.
Tenía muchas ganas de decirlo porque no me parece justo que las discapacidades que no son VIP sean siempre las grandes olvidadas por todos.